¿Sabes qué es el estrés financiero? ¡Descubre si lo estás padeciendo!

 

Los problemas económicos podrían generarte ansiedad y tensión nerviosa permanentes. Esto te puede mantener muchas horas al mes pensando en tus problemas económicos y esos mismos te llevarán a hacer múltiples actividades extras con la intención de tener un ingreso mayor. Este conjunto de reacciones responden al llamado “estrés financiero”. Y según estudios recientes, puede afectar a cualquier persona, sobre todo en Navidad.

Uno de los síntomas típicos del estrés financiero lo evidencias cuando te embargan las ansias por cobrar tu quincena sólo para pagar tus deudas, sin que te quede un poco para ahorrar. Lo peor es que esta situación te lleva a adquirir nuevas deudas, provocando sobreendeudamiento que se convierte en la primera causa de este tipo de estrés.

La primera señal de sobreendeudamiento es la necesidad obligada de usar más recursos y nuevos mecanismos de crédito para pagar deudas acumuladas. Considera que el pago de tus deudas no debe ser mayor al 30% de tus ingresos netos.

Juntar dinero para comprar algo a largo plazo como una casa o realizar un viaje, no podrá realizarse si al final de la quincena no te queda nada por pagar tus deudas. Si no estableces un control de ingresos y gastos, no podrás hacer un comparativo de precios para mejorar la calidad de tu consumo.

 

¿Cómo evitarlo?

Si ya identificaste que padeces de estrés financiero, presta atención a los siguientes consejos que pueden ser de mucha ayuda para ti:

-Establece una meta.

Es uno de los consejos básicos. Sólo piensa qué estás haciendo con tu dinero. Identifica si lo estás gastando, ahorrando o invirtiendo, con tu respuesta le darás sentido a tus finanzas y te librarás de dolores de cabeza.

-Algo para las emergencias.

Nada te puede poner tan mal como una emergencia y es que estos imprevistos te toman fuera de lugar. Empieza por armar un fondo de emergencias. Saca cuentas y designa una parte de tus ingresos para este fin.

-Pide ayuda si lo necesitas.

No sólo las buenas finanzas ayudan. Los amigos verdaderos están contigo en las buenas y las malas. Y sobre todo saben apoyarte cuando lo necesitas. Pídele ayuda al más ordenado de tus amigos para encontrar un camino.

-No dejes los pagos para el final.

Si tienes que realizar un pago, hazlo en cuanto tengas la cantidad, no esperes al último segundo para hacerlo. Así evitarás tentaciones o que por alguna razón te desvíes de tu meta.

 

Mantener unas finanzas ordenadas es positivo para el bolsillo, así como la salud física y emocional. Si las deudas se han salido de control, es tiempo de acudir a un experto que brinde asesoría en métodos de pago.

Precisamente, si tienes problemas con deudas en tus tarjetas de crédito, en Respaldo a tu Deuda tenemos una solución para ti. ¿Te interesa? ¡Contáctanos y te asesoraremos!

 

Déjanos tus datos para recibir información de nuestro programa de liquidación de tarjetas de crédito

Noticias relacionadas