Prepárate a tiempo y previene la crisis financiera con estos consejos

 

El universo de las finanzas es sumamente difícil, tanto, que puede hundir económicamente a toda persona que no esté preparada para enfrentar una crisis, por más inesperada que ésta sea. Para ello hay que prepararse y estimar las acciones que nos permitan protegernos de una mala racha.

La depresión económica que sucede en cada país nos puede tomar a todos por sorpresa y aunque sería incierto asegurar que no nos perjudicará en lo absoluto, hay maneras de prevenirla de forma que su impacto negativo sea lo menos agresivo posible. En seguida te explicamos cómo.

 

1. Asegura varias fuentes estables de ingresos

Los ingresos estables son indispensables para la planeación de tus movimientos financieros a corto plazo, además, son necesarios para que tu dinero no se salga del control de tus manos. Es posible que tengas un empleo estable que te genere ingresos suficientes para cubrir tus necesidades básicas y vivir bien, pero, ¿qué pasaría si pierdes ese empleo?

Nunca sabemos qué es lo que puede suceder con la empresa para la que trabajamos, si es que ésta se involucra en algún problema o simplemente deja de ser competitiva en su nicho de mercado. Asimismo, podríamos sufrir una lesión o enfermar, lo que podría impedir conservar el trabajo.

Lo ideal es que contemos con diferentes fuentes de ingresos que nos brinden estabilidad en caso de que nuestra principal fuente deje de rendir frutos.

 

2. Mantente al tanto con las actualizaciones del mercado

¿Qué es lo que marca tendencia? ¿Cuáles son las necesidades actuales de la sociedad para la cual quiero trabajar? Basándome en sus comportamientos, ¿cuál puedo deducir que será el futuro de los negocios dentro de dicha sociedad?

Reflexiona las posibles respuestas a todas estas preguntas, y ten en mente de qué manera puedes innovar y generar valor con base en eso. El mundo de los negocios y la tecnología se mueven cada vez más rápido y sólo mediante la innovación seremos capaces de seguirle el ritmo.

 

3. Siempre ten planes de respaldo

Si estructuras un plan “perfecto” para administrar tus finanzas, pero éste no funciona, ¿qué es lo que tienes que hacer?

No te esperes a que esto te suceda para encontrar la respuesta. Si lo haces, corres el riesgo de perder tu dinero por haber actuado demasiado tarde.

Lo mejor será que desde el momento te enfoques en idear y estructurar varias soluciones de respaldo para los posibles problemas que se podrían presentar.

 

4. Prepárate para las emergencias

Nunca sabes cuándo podrías tener un accidente y necesites contar con un seguro de gastos médicos mayores. También es incierto cuándo podrías tener un percance con tu automóvil, que resolverías con un seguro de auto.

De igual forma, podría ser que dentro de tu empresa haya pérdidas materiales importantes debido a un robo que se llevó a cabo dentro de las instalaciones de la misma. Y para reponer los recursos perdidos, un fondo de ahorro de emergencias podría ser tu única salvación.

 

5. Cuida tu historial crediticio

Utiliza tu tarjeta de crédito sabiamente. Evita hacer uso de ella a menos de que sea una causa verdaderamente importante. De igual modo, evita gastar más dinero del que deberías cuando decidas usarla.

De preferencia, déjala en casa. Y no olvides elaborar un presupuesto para que organices y calendarices tus pagos. Es importante que mantengas un buen historial crediticio, porque si algún día llega una crisis cuya única salida sea solicitar un crédito, necesitarás buenas referencias para que éste te sea otorgado.

 

6. Que tus egresos nunca superen tus ingresos

Esta es una regla básica para mantener tu estabilidad financiera intacta, porque es literalmente la regla del equilibrio: que tus ingresos siempre superen a tus egresos.

No sólo que empaten, sino que tengas un poco de dinero extra para pequeñas situaciones inesperadas o gastos de último momento que se presenten.

 

7. Sé selectivo con tus gastos

Procura gastar tu dinero extra únicamente en las cosas que significan algo para ti o que realmente consideres que el gasto en ellas vale la pena y que la relación calidad-precio sea justa.

Tu dinero es valioso y para evitar una depresión financiera, tendrás que ser cuidadoso con la manera en la que lo manejas.

 

No olvides que las grandes crisis financieras pueden ser extremadamente difíciles de evitar, pero que es posible mantener tu estabilidad si tienes cuidado con aquellos comportamientos que estén relacionados con tu dinero.

Si estás pasando por una crisis, gracias a la deuda que tienes con tus tarjetas de crédito y que no has podido pagar, en Respaldo a tu Deuda te ofrecemos la solución a tu problema. ¡Contáctanos y te explicamos cómo!

 

Déjanos tus datos para recibir información de nuestro programa de liquidación de tarjetas de crédito

Noticias relacionadas