El mantenimiento preventivo como clave para ahorrar ¡Programa tu plan!

 

Bien reza el dicho popular “más vale prevenir que lamentar”, reflexión que aplica para cualquier situación de la vida. Por ende, si estableces un plan de mantenimiento preventivo en algunas áreas de tu casa, seguramente podrás anticiparte a eventuales gastos que no tenías contemplados, con lo que conseguirías ahorrar dinero.

Habitualmente puedes ver el mantenimiento como una fuente de gastos, sin embargo, debes cambiar esta visión por la de inversión necesaria para evitar gastos adicionales.

Seguramente te has preguntado: “¿es posible poder ahorrar con el mantenimiento?”. La respuesta es sí, aunque para poder verlo debes ampliar tu visión y no fijarte en el corto plazo, debes proyectarte en el medio plazo y analizar los resultados de las acciones del mantenimiento.

En este sentido, puedes considerar las siguientes acciones, como parte de un plan de mantenimiento preventivo y programado.

 

-Revisión de las instalaciones eléctricas

Realizar una revisión periódica de las instalaciones eléctricas de tu casa puede disminuir notablemente el consumo de luz que nos es facturado en el recibo de fin de mes. El objetivo debe ser identificar malas conexiones, cables viejos o desgastados, enchufes o tomacorrientes en mal estado o cruces que puedan estar elevando el consumo de energía. También, debes considerar reemplazar las bombillas incandescentes o halógenas por focos ahorradores de luz blanca o cálida, notarás la diferencia en el pago mensual de inmediato.

 

-Salvaguarda el mobiliario

Los muebles son muy sensibles a los efectos atmosféricos, como el polvo y la humedad, pero también a una mala utilización. Puedes protegerlos con paños, manteles y otra serie de objetos ornamentales que les ofrezcan protección ante los vaivenes de la vida diaria. Antes que acudir a tapiceros u otros profesionales, es preferible un cuidado regular de estos elementos domésticos que eviten una pronta sustitución o su reparación.

 

-Revisión de las conexiones de agua y sanitarias

Las tuberías de agua y todas las instalaciones sanitarias suelen sufrir un desgaste con el tiempo, que se manifiesta, principalmente con la perdida de agua por goteo o filtraciones. Establece un plan de revisiones de zonas en las que se visualice humedad o moho, desprendimientos de pintura u otro tipo de imperfecciones que puedan estar generando fugas de agua. Regula el tanque del sanitario para que consuma una menor cantidad de agua con cada descarga. Como complemento, implementa hábitos de uso con el fin de ahorrar el consumo.

 

-Reemplazo de manera regular los elementos dañados

Una labor preventiva en conciencia no puede dejar de pasar la eliminación de los aparatos domésticos o utensilios deteriorados o que ya no sirven y que pueden contaminar otras instalaciones. La estrategia, en este caso, consiste en cambiar vidrios en ventanas y puertas, sustituir los grifos viejos y quitar los enchufes deteriorados; entre otros.

 

-Limpieza del equipo de aire acondicionado

La limpieza de los filtros es fundamental en los equipos de aire acondicionado. Revisa que el termostato funcione adecuadamente. Cuando esté prendido, asegúrate que las puertas y ventanas de la habitación se encuentren cerradas ya que el aislamiento permite aclimatar más rápido. Si usas vidrios polarizados y persianas metálicas en las ventanas, lograrás evitar que los rayos del sol lleguen directamente a la habitación, por lo que no será necesario prender por mucho tiempo el equipo de refrigeración.

 

-Cobertura de seguro para el hogar

Con la suscripción de un seguro de hogar se puede ahorrar todos los años en labores mantenimiento, reparación o renovación de las instalaciones de la vivienda. Rara es la casa que no pasado por situaciones que requieren una reparación inmediata. Casi siempre la factura por el arreglo del desperfecto desequilibra el presupuesto doméstico. Se puede evitar al contratar una póliza para el hogar en la que se contemplen las coberturas más sensibles para los intereses de los propietarios.

 

-Equipos de computación

Las computadoras ya se han convertido en una pieza más del mobiliario de las casas. En este caso, uno de los peligros que conlleva la navegación por Internet son los virus que pueden atacarlas a través de descargas o por visitas a páginas no seguras. La exterminación de estos agentes maliciosos la tendrá que realizar un técnico que seguramente te pasará una factura que no tenías previsto pagar. Para evitar este problema, hay que tener protegidos estos aparatos a través de un antivirus potente y fiable.

 

Además de establecer un plan de mantenimiento preventivo y cumplirlo, recuerda guardar siempre los recibos o facturas de todo arreglo que hagas en la casa, ya que si en el futuro tuvieras problemas puedas pedir tu garantía. Anímate y encárgate personalmente de esos detalles que te permitirán ahorrar dinero.

Sabes que en Respaldo a tu Deuda nos preocupamos por tu ahorro, por eso siempre te damos las herramientas que puedan ser útil en tu vida diaria.

 

Déjanos tus datos para recibir información de nuestro programa de liquidación de tarjetas de crédito

Noticias relacionadas