La importancia de aprender a ahorrar desde la infancia

 

“Gana tu dinero para que te duela cuando lo gastes”, “El dinero no cae del cielo”. Son apenas algunas frases que hemos escuchado en repetidas oportunidades en nuestros hogares. Y es que estas sentencias son disparadas a discreción con la finalidad de hacernos entender que “el que no cuida lo que tiene, a pedir se queda”. El secreto está en ahorrar. De allí lo importante de aprender este hábito desde la infancia.

Hasta el momento no existe un método educativo ni escuela que enseñe a un niño a manejar el dinero, es algo que queda bajo la responsabilidad de sus padres. Por eso es tan importante que seamos siempre y, en la medida de lo posible, un modelo para nuestros hijos.

 

La base es la educación

Para comenzar con esta tarea educativa, es necesario tener claro que los niños comprenden rápidamente que el dinero sirve para obtener algo a cambio, es por ello que se les debe dejar completamente claro que es un poder que deben aprender a administrar para que no crean que es infinito.

Una vez que el pequeño haya asimilado el valor del dinero, llega el momento de enseñarle a ahorrar. Es importante que poco a poco los niños tengan el control de sus finanzas personales. Esto les ayudará a ser más organizados y responsables con sus recursos.

Debemos educarlos para que aprendan a distinguir entre un capricho o deseo de una necesidad real, no darles todo aquello que pidan, que vean el valor y el precio de las cosas y sobre todo que comprendan que los padres no pueden disponer de cantidades ilimitadas de dinero.

 

Un importante valor

La importancia de ahorrar es un nuevo valor que debes agregar a los que ya se vienen enseñando en familia. No sabes cómo incorporarlo en la dinámica diaria de tus hijos, a continuación encontrarás algunas sugerencias.

  1. Explícale a tus niños de dónde sale el dinero, del esfuerzo que tienen que hacer los padres cada mes para conseguirlo. La idea es que sean conscientes de lo que cuesta ganarlo y lo rápido que se gasta cuando no planificamos bien nuestras finanzas. Los niños tienden a pensar que el dinero es ilimitado o simplemente no han pensado en ello.
  2. Muéstrales la diferencia entre los gastos necesarios y los superfluos. Los niños son muy caprichosos y es difícil hacerles entender estos conceptos. Puedes emplear ejemplos sencillos para hacerle ver esa diferencia, como explicarle que no puede ir al colegio sin vestir (es un gasto necesario), pero sí puede ir sin llevar siempre el último modelo de tenis de marca (es un gasto superfluo).
  3. Enséñales las diferentes formas e instrumentos que existen para pagar. Aclárale la diferencia en valor de las monedas y billetes mediante juegos. También es importante que les expliques que lo que se paga con tarjeta, aunque sea un trozo de plástico, sigue siendo dinero.
  4. Desde la niñez es importante que los pequeños aprendan cómo obtienen los adultos el dinero y enseñarles además el valor del trabajo. La mejor opción es encomendarles sencillas labores en el hogar, acordes a su edad, que tendrán que cumplir para recibir su asignación semanal, como barrer las hojas del jardín, sacar la basura y poner o quitar la mesa.
  5. Una costumbre que ha trascendido de generación en generación y funciona perfectamente para crear el hábito de ahorrar en un niño, es enseñarle a guardar en una alcancía parte de su asignación o del dinero que ha “ganado” por sí mismo. Los padres pueden pactar con el hijo cuánto dinero aportar cada semana y fijar un objetivo, como un juguete que quiera comprar o una entrada para el cine, lo que le alentará a mantener el hábito.
  6. Llevar al supermercado a los pequeños o ir con ellos a realizar las compras del material escolar es un efectivo ejercicio para que aprendan el valor de las cosas y cómo actuar para ser un consumidor responsable. Una buena idea es elaborar con el niño en casa la lista de la compra y enseñarle a ordenar los productos, según sean más o menos prescindibles.
  7. El mejor consejo es sin duda dar ejemplo. Los niños se enteran de todo y copian las conductas de sus padres, así que si por un lado les hablas de la importancia del ahorro, pero no eres capaz de demostrarlo con tus propios actos, será difícil que te crean. A la hora de ir a la compra, es recomendable que le explique a los pequeños por qué elije comprar una cosa y no otra, y por qué una marca y no otra.

 

Siguiendo estos simples consejos lograrás que los más pequeños de la casa valoren el dinero y aprendan que las cosas se consiguen a través del esfuerzo. En Respaldo a tu Deuda estamos para ayudarte a salir de esas deudas que no te dejan vivir. Aprender a ahorrar es nuestra primera recomendación. ¡Comunícate con nosotros si quieres saber más sobre nuestros servicios!

 

Déjanos tus datos para recibir información de nuestro programa de liquidación de tarjetas de crédito

Noticias relacionadas