Entérate el por qué NO conviene pagar a cuotas

 

Para la mayoría de las personas, ir de compras es satisfactorio. Seguro tú pensarás lo mismo. Sin embargo, la forma de pago, de contado o a cuotas, puede representar diferencias abismales para las finanzas personales. Aunque los créditos a pagos fijos hoy día cuentan con popularidad, esta opción para pagar tus compras puede traerte más inconvenientes que beneficios.

Algunos expertos indican que no todo conviene comprarlo en cuotas. Es más razonable utilizar esta facilidad para cancelar productos que se utilizarán a largo plazo como un electrodoméstico o los dispositivos electrónicos, pero no tiene mucho sentido comprar en cuotas la vestimenta o el alimento ya que los intereses que hay que asumir no estarían justificando la compra.

La posibilidad de financiar a largo plazo una compra es una tentación para muchos, sobre todo para quienes no disponen del dinero necesario para abonar en su totalidad y al contado aquello que desean. Sin embargo, para endeudarse también es preciso ser inteligente y tener muy en claro los propios márgenes.

No tiene sentido que te embarques en una compra que está más allá de tus posibilidades, si tienes por ejemplo un ingreso inestable cada mes o si existe la posibilidad de perder o cambiar el empleo.

Aunque es cierto que pagar a cuotas es un recurso muy utilizado para quienes no llegan a fin de mes, hay que replantearse el uso de la financiación porque puede llegar a traer más de un dolor de cabeza el no poder cumplir con los pagos asumidos.

Conciencia financiera

Como cliente, hay que ser lo suficientemente razonable con las deudas. En algunos casos lo que más se recomienda es que pagues el total de la deuda lo antes posible, así los intereses no podrás seguir inflando más de la cuenta el precio total que terminarás pagando.

La financiación es fundamental y necesaria en algunos momentos, pero hay que saber cuándo escogerla. Es por ello, que debes considerar las desventajas que puedes tener al comprar tus productos o servicios a cuotas. A continuación alguna de ellas:

 

-Aumenta el costo con el pago de intereses. Cada compra que hagas utilizando el sistema de pago a cuotas, comprende el pago de intereses, lo que termina encareciendo el costo real de producto. Aunque la oferta indique que no te cobrarán intereses, multiplica la cuota por el número de meses y compara el total con el precio que pagarías de contado. Seguramente verás que es mucha la diferencia.

-Los atrasos dañan tu historial. Cada vez que no puedas pagar las cuotas a tiempo, además de que tendrás que pagar intereses moratorios, tu historial crediticio se verá afectado negativamente lo que repercute directamente en las referencias.

-Aumenta la carga mensual. Obviamente, al comprar a cuotas, cada mes debes sumar este monto a tu presupuesto. Si no tenías mucho dinero disponible después de restar tus gastos mensuales, ahora  te quedará menos.

-Sin margen para imprevistos. Siempre existe el riesgo de no poder seguir asumiendo los pagos comprometidos debido a imprevistos relacionados con la economía personal o familiar. Cuando ocurren las emergencias debes destinar dinero para subsanarlas, esto reduce tu capacidad de pago.

 

En los casos cuando la situación económica es extremadamente delicada y las finanzas personales no están en su momento más favorable, lo más idóneo es esperar a que la situación mejore y se cuente con una capacidad de ahorro considerable para efectuar el pago en cuotas. Antes de tomar decisiones que comprometan tu presupuesto, valora los pro y los contra.

Recuerda que si tienes problemas de deudas con los bancos o tiendas departamentales, en Respaldo a tu Deuda podemos ayudarte a resolverlo. ¡Contáctanos y pregúntanos cómo!

 

Déjanos tus datos para recibir información de nuestro programa de liquidación de tarjetas de crédito

Noticias relacionadas