Defiéndete de los despachos de cobranza con estos 3 consejos

 

Los despachos de cobranza o agencias de telemarketing tienen el deber de recordar a los clientes de las empresas que los contratan cuáles son sus deudas, sus plazos vencidos y a vencer; así como la importancia de que realicen el pago oportunamente y las posibles consecuencias a las que se podrían enfrentar si no lo hacen.

A pesar de que estas personas hacen su trabajo por el bien de la empresa y de los clientes, a veces, lejos de ayudarlos, pueden incurrir en acciones poco éticas que afectan a los suscriptores de sus servicios.

Algunas de estas prácticas incluyen: recolectar información de los clientes desde la base de datos de otras empresas o instituciones, hacer llamadas repetitivas sin consideración del tiempo y ocupaciones de la persona o el rompimiento de sus políticas al no respetar el plazo de paga del deudor; entre otras acciones.

Si tú has sido afectado por algunas de estas prácticas por parte de los despachos de cobranza, deberías de conocer los siguientes métodos que te servirán para proteger tu derecho a la privacidad cuando ellos buscan violarlo.

 

1. Denuncia

Algunas de las prácticas poco éticas que pueden llevar a cabo con frecuencia los despachos de cobranza, aunque no tengan el derecho a hacerlas en ninguna circunstancia, son:

-Entrar en tu propiedad o dañarla.  Si dañan tu casa, toman tus cosas o pegan advertencias en la puerta o en la pared, están cometiendo un delito de daño a la propiedad ajena. En este caso, serán castigados como ladrones, con los mismos cargos que un robo simple. Será todavía más grave si entran en tu casa. Considerado como delito de allanamiento de morada, podrían estar en prisión desde un mes hasta dos años o cumplir una multa de hasta 100 días.

-Embargar tus pertenencias. Si te avisan vía telefónica que tendrán que embargar tus propiedades o pertenencias, están mintiendo. Legalmente, todas las órdenes de embargo deberán de ser emitidas por un juez y por escrito.

Un embargo que no ha sido ordenado por un juez se considera robo y se puede sancionar con hasta cinco años de prisión. Si fue intento de robo, hasta dos años. Si el robo fue por dos personas o más mediante el uso de la violencia, serán entre cinco y quince años en la cárcel.

-Amenazar con demandarte o meterte a la cárcel. Cuando estás metido en serios problemas, la misma empresa se encarga de presentar la denuncia ante un juez y entonces éste tendrá que enviar la notificación presencial mediante un actuario hasta ti. En caso de simular documentos judiciales falsos, estarán cometiendo el delito de fraude que se penaliza con tres días y hasta doce años de prisión.

-Citarte por la fuerza. Todo lo que ellos hagan en relación con la cobranza deberá de ser educadamente y sin interferir con la voluntad ni la privacidad del deudor en cuestión. No eres un delincuente y no pueden tratarte como tal. Pueden visitarte a tu domicilio, llamarte y negociar, siempre y cuando no violen ninguno de tus derechos y respeten tu tiempo e integridad.

-Compartir tu información personal. Tienen estrictamente prohibido compartir información sobre tu adeudo, así como los datos personales que le has proporcionado a la empresa.

 

2. Mantén a tus seres queridos informados

Algunos despachos de cobranza cometen el error de llamar a amigos y familiares del deudor para presionar e insistir con el pago. Esto es un delito.

Debes avisar a tus amigos y familiares que en caso de recibir una de estas llamadas o mensajes, están en su derecho y facultad de levantar una denuncia en contra del despacho, pues los responsables podrían pagar con hasta cinco años de cárcel. Únicamente tienen el derecho de cobrar o buscar al aval o al deudor solidario del acreditado.

 

3. Acude a una reparadora de crédito

Las llamadas de estos despachos de cobranza pueden llegar a perturbar tu tranquilidad. En estos casos acude a una reparadora de crédito. Existen muchas empresas de este giro y te ofrecen un sinfín de ventajas para salir de las deudas. Entre sus funciones está hacerse cargo de desviar las llamadas de cobranza para ser atendidas por ellos, quienes negociarán directamente con tu acreedor.

Compara alternativas para que puedas elegir una empresa que tenga muy buena reputación y que te brinde toda la información de sus servicios para que la puedas evaluar previamente. Asimismo, verifica en el contrato que firmarás que las cláusulas correspondan con lo acordado en la entrevista.

Recuerda que siempre que un trabajador te ofenda o amenace, en cualquier negocio o empresa, también tienes derecho a denunciar su actitud con el jefe, dueño o gerente de la compañía. Sobre todo, con temas tan delicados como el manejo de tu dinero y tu vulnerabilidad económica.

Cuando estás agobiado por las deudas en tus tarjetas de crédito y solicitas nuestros servicios para ayudarte a negociar su pago, el primer beneficio que recibes es que te liberas de esas molestas llamadas de cobranza. Nosotros las atendemos por ti. En Respaldo a tu Deuda te ayudamos a recuperar la tranquilidad en tu vida. ¡Contáctanos y pregúntanos cómo podemos ayudarte!

 

 

Déjanos tus datos para recibir información de nuestro programa de liquidación de tarjetas de crédito

Noticias relacionadas