Controla y sal de las deudas… ¡Recupera la tranquilidad en tu vida!

 

Cuando tienes una vida llena de créditos y préstamos es imposible ahorrar, porque todo el dinero que ganas se va sólo en pagar deudas. El problema es que las deudas crecen y crecen, debido a los intereses. Si te detienes a pensarlo, vivir a crédito es mucho más caro que vivir de los ahorros debido a los intereses, por lo que todo cuesta más. Si pasas por esta situación, aprende a controlar y salir de las deudas.

Es fundamental calcular el grado de endeudamiento para no caer en desgracia y permitir que la deuda y sus intereses compliquen tus finanzas. Un grado de endeudamiento ideal es aquel en el que menos del 10% de tus ingresos son usados para el pago de las deudas, con lo que es poco probable que tengas sobreendeudamiento.

Sin embargo, si debes usar de 30 al 40% de tus ingresos para este fin, te encuentras en un umbral peligroso; aunque en este punto todavía tienes un margen de maniobra que te permitirá regresar a un nivel de endeudamiento saludable.

Endeudarse no es malo, siempre y cuando lo hagas con inteligencia. Recuerda que el historial crediticio es el registro que en un futuro determinará si te pueden prestar dinero otra vez o no, ya que ahí se verá reflejado si eres buen pagador. Este es otro motivo para mantener tus deudas bajo control.

 

Que tus deudas sean menos del 30%

Si piensas adquirir una deuda, como crédito automotriz o hipotecario, asegúrate de que el monto que pedirás no rebase el 30% de tus ingresos. Si ya tienes una deuda, paga más del mínimo e intenta cubrirla antes de tiempo  para que el monto no crezca. Con esto reducirás los intereses y tu préstamo no será tan caro.

La clave es tener control sobre tus finanzas y contar con una excelente planificación, ser muy consciente de las consecuencias que trae acercarse a niveles máximos de deuda; así como recordar cuáles son los factores que pueden afectar tu capacidad de ingreso y por lo tanto la capacidad de pago de tus obligaciones financieras.

 

No toques el pago de tus deudas

A la hora de armar tu presupuesto, destina una parte intocable a cubrir tus deudas. Esto ayudará a que tengas solucionado el pago desde el inicio de mes. Cuando tengas el dinero en mano, divídelo entre los gastos más importantes. Aunque no te quitarás la deuda de encima, la bajarás poco a poco, evitarás más intereses y hasta tendrás un mejor historial crediticio.

 

Finalmente, considera que las deudas se pagan con un ingreso extra o reduciendo gastos mediante un plan de austeridad muy estricto en tu economía personal y familiar, es decir, dejarás de gastar en cosas superfluas e innecesarias.

Si tienes problemas para pagar las deudas de tus tarjetas de crédito, en Respaldo a tu Deuda, hemos diseñado un programa de ahorro que te ayudará a solucionar este problema. ¡Contáctanos y te asesoraremos!

 

Déjanos tus datos para recibir información de nuestro programa de liquidación de tarjetas de crédito

Noticias relacionadas