¿Quieres darle un buen uso a tu aguinaldo? ¡Piensa en tu futuro y ahórralo!

 

¡No pienses que el aguinaldo es para gastarlo sin planificar! La mayoría de quienes lo reciben, utilizan este dinero en primer lugar para pagar deudas, luego para realizar compras para Navidad o regalos para la familia, y en tercer lugar para ahorrarlo. Pero ¿por qué no invertir esta lista y pensar en ahorrar en primer lugar?

Es importante que definas y hagas cuentas, para ello separa tu aguinaldo en dos categorías: ahorro y gasto. Recuerda que un principio básico de las finanzas personales sanas es primero ahorrar y luego gastar lo que te sobre, no al revés.

Para hacer el ahorro primero debes buscar el instrumento o producto financiero que satisfaga tus necesidades y con el que puedas obtener algún rendimiento por ese ahorro con el transcurso del tiempo.

Una vez que hayas tomado la decisión de ahorrar tu aguinaldo, piensa en estos 5 pasos para sacarle el mayor provecho:

 

1. Define tu objetivo. Lo primero es ser realista y definir qué porcentaje de tu aguinaldo puedes ahorrar, asimismo, es igual de importante ponerle nombre a tu ahorro. Una vez que tengas esto definido, piensa para qué quieres ahorrar. Por ejemplo, crear tu fondo de emergencias o ahorrar para esas vacaciones familiares que has deseado tomar. También piensa en tener ese capital que necesitas para emprender.

2. Decide en dónde ahorrar. No ahorres tu dinero en las famosas “tandas”, la alcancía o debajo de tu colchón. En estos lugares no está seguro y además tu dinero perderá valor en el tiempo. En lugar de eso, asesórate y escoge instrumentos formales de ahorro, para conseguir rendimientos iguales o superiores a la inflación. Por ejemplo, puedes guardar tu dinero en una cuenta de ahorros o en un fondo de inversión que vaya de acuerdo a tu perfil de inversionista.

3. No pierdas el objetivo. Aunque ya tengas planeado cuánto y dónde ahorrarás, necesitas encontrar una motivación fuerte para ahorrar, de lo contrario es posible que no llegues a tu meta. Tenlo muy presente y cuando más tentado te sientas, piensa en tu objetivo. Recuerda todo lo que deseas o la falta que te hace alcanzar esa meta que te planteaste, estas ganas de alcanzarlo te ayudarán a no caer en tentaciones.

4. Piensa en el retiro. Una opción para tu aguinaldo de este año es destinarlo 100% como ahorro voluntario en tu Afore o el plan de retiro que hayas escogido. Si durante el año no pudiste hacer aportaciones voluntarias, tu aguinaldo te puede servir para ponerte al día. Tu retiro es una de las mejores inversiones que puedes realizar. Si no es posible que destines todo tu aguinaldo, al menos usa un 20%.

5. Blinda tu aguinaldo. Si destinas tu aguinaldo a un fondo de inversión, por ejemplo, además de obtener rendimientos en el futuro; será más difícil gastarlo que si lo dejas en tu cuenta del banco. En estos momentos, una visita al centro comercial puede ser suficiente para tentarte a gastar ese dinero en tu tienda departamental favorita, pero no podrás hacerlo si ya lo invertiste.

 

Recuerda que no se debe ahorrar solo cuanto se tiene un ingreso adicional como el aguinaldo, la clave es que se vuelva al ahorro un hábito y para ello, hay que ser constante y saber que te lo agradecerás en el futuro.

En Respaldo a tu Deuda sabemos muy bien que el ahorro es la clave para tu tranquilidad financiera. Por ello te ofrecemos un programa de ahorro personalizado para salir de la deuda que tienes en tus tarjetas de crédito, sí, esa que no has podido liquidar. Recupera una vida sin preocupaciones ni estrés y disfruta de vivir sin deudas. Si te interesa, ¡contáctanos y te asesoraremos!

 

Déjanos tus datos para recibir información de nuestro programa de liquidación de tarjetas de crédito

Noticias relacionadas