¿Por qué sentimos la necesidad de derrochar el dinero?

Derrochar el dinero

En un mundo perfecto, todos queremos evitar el exceso de deuda de tarjeta de crédito y sería normal no tener que lidiar con la desesperación de no poder cumplir con nuestras obligaciones. Nunca tendremos cobradores acosándonos y nunca sabremos la frustración de no ser capaces de pagar por lo que realmente queremos porque cada centavo adicional tiene que ir hacia los pagos mínimos de las tarjetas de crédito.

Pero este no es un mundo perfecto, y desafortunadamente estas situaciones angustiantes son el día a día para muchas personas. Un aspecto importante que no siempre tenemos en cuenta es por qué nos metimos en la deuda en primer lugar. ¿Por qué compramos cosas que no podemos permitirnos? ¿Cuál es el verdadero culpable detrás de la necesidad de derrochar el dinero? ¿Por qué sentimos la necesidad de utilizar las tarjetas de crédito para cosas que no son necesarias? ¿Qué hace que hagamos compras compulsivas?

Hacer frente a los factores que te dan la necesidad de gastar puede ser incómodo, pero si no se enfrentan nunca podrás conseguir el control de tus gastos y tu deuda. Si siempre estás tratando de pagar las compras de ayer, muchas de las cuales se han llevado a cabo hace mucho tiempo o se han olvidado, ¿cómo vas a adquirir las cosas que realmente quieres para mañana?

Un aspecto negativo del uso de tarjetas de crédito en lugar de dinero en efectivo es que no se siente que se está gastando dinero real. Las sensaciones agradables que experimentamos al comprar están desconectadas de los sentimientos desagradables o dolorosos de hacer el pago cuando obtienes el estado de cuenta de la tarjeta de crédito. Estudios demuestran que la mayoría de las personas son mucho menos propensas o están menos dispuestas a gastar dinero cuando se paga con dinero en efectivo en lugar de tarjetas de crédito.

Para conseguir el control de tus gastos y deudas de tarjeta de crédito es necesario examinar lo que significa el dinero para ti, cuáles son tus objetivos y si la forma en que gastas está alineada con tus valores. Las personas con baja autoestima se involucran en más gastos impulsivos y compras de cosas que no necesitan. (Ver también: ¿Por qué sentimos culpa después de comprar?).

Recuérdate a ti mismo todos los días que el dinero o la falta de él no determina quién eres; tu valor como persona no tiene nada que ver con la cantidad de dinero que tienes. Una vez que lo aceptes y el dinero ya no está conectado a tu autoestima, abres las barreras psicológicas que producían la necesidad de derrochar dinero y limitaban tu capacidad de hacer más, para empezar a manejar sabiamente tu dinero.

En este momento, tus creencias que te impiden el éxito financiero pueden ser inconscientes, pero a medida que comienzas a construir tus sentimientos de autoestima y a desarrollar una actitud positiva sobre ti mismo y sobre el dinero, atraerás cosas positivas en tu vida. Ver:

Mientras lo haces, sentirás menos necesidad de buscar satisfacción en gastar dinero y encontrarás que es más fácil dejar de comprar artículos que realmente no necesitas.

Si los factores psicológicos influyen en tus gastos, los programas de reducción de deudas son como usar perfume para disimular un mal olor: van a tratar sólo los síntomas, no la causa de raíz. Trabajar en los aspectos psicológicos mientras que tomas medidas para reducir la deuda aumentará en gran medida tus posibilidades de éxito a largo plazo.

¿Tienes desudas de tarjetas de crédito o tiendas departamentales que no puedes pagar? Ingresa al Programa Respaldo ahora y recibe asesoría gratis.