Cómo saber si eres un comprador compulsivo (y cómo solucionarlo)

comprador compulsivo, oniomanía, deuda, compra, bienestar emocional

El ritmo de vida actual, tan cargado de estímulos, ocupaciones y expectativas por cumplir, ha fomentado el aumento de problemas que menoscaban nuestro bienestar emocional, un aspecto al cual solemos prestarle muy poca atención.

La Oniomanía o, como se le conoce coloquialmente, Síndrome del Comprador Compulsivo es uno de estos problemas y consiste en una conducta constante de compra que afecta el aspecto emocional, familiar, laboral y económico de la persona.

Se estima que de un 6% a un 10% de la población adulta en países desarrollados tiene un grado de oniomanía, lo cual es muy preocupante, ya que se encuentra muy por arriba del promedio ante otros problemas de salud mental.

Generalmente, es a partir de los 40 años de edad que un comprador compulsivo identifica su problema, debido al nivel de deuda que su comportamiento genera. Sin embargo, desde los 18 años se pueden notar los síntomas de un mal patrón de compras, un problema registrado con mayor predominancia en los niveles socioeconómicos altos y en personas con problemas de autoestima, desunión familiar, depresión y comportamientos obsesivos.

Síntomas de que eres un comprador(a) compulsivo

  • Te da mucho miedo o remordimiento aprovechar cualquier rebaja que se atraviese por tu camino. Prácticamente, ¡ya investigas dónde están las rebajas!
  • Compras sin un proceso de razonamiento previo: si lo ves y te gusta, lo compras sin pensar realmente si lo necesitas.
  • Tienes muchas cosas nuevas sin estrenar en casa, como aparatos en sus cajas y ropa que conserva la etiqueta.
  • Cada vez que sales de casa regresas con un articulo nuevo y tiendes a olvidar o hacer menos la razón real de tu salida.
  • Sientes que sacias una necesidad difícil de explicar cada vez que compras, llenándote de satisfacción y emoción por comprar algo que no imaginabas encontrar…
  • …pero la sensación se va y queda culpa y vergüenza, acompañada por mucha ansiedad que sólo podrás corregir con otra compra.
  • Tienes muchas deudas en tu tarjeta de crédito, al punto de que el propio banco las ha bloqueado por falta de pago y/o porque has agotado tu línea de crédito.
  • Compras a escondidas de tus amigos y familiares, pues te da vergüenza aceptar tu problema.
  • Los de la tienda ya te conocen y, por más gracioso que eso suene, pueden impedirte que compres más si sospechan de tu problema. Si en realidad sucede así, ¡bien por ellos!
  • Se convierte en un comportamiento constante que te caracteriza y consume parte del tiempo y la energía que deberías invertir en los demás aspectos de tu vida.

Si soy un comprador compulsivo, ¿cómo puedo solucionarlo?

Generalmente, el comprador compulsivo es la última persona en identificar que tiene un serio problema, por lo que es muy importante que reflexiones constantemente sobre el manejo que haces de tus finanzas y, más específicamente, de esos gastos variables que no deberían representar la mayoría de tus egresos.

Si muchos de los síntomas antes descritos pueden aplicarse a tus comportamientos de compra, te recomendamos buscar ayuda especializada lo más pronto posible, la cual puede darse en una o más de las siguientes estrategias:

  • Consulta psicológica

Asistir a una sesión con el psicólogo permitirá abrirte a solucionar el problema y analizar las causas del mismo de una forma sistemática, bien fundamentada y enfocada a solucionarlo al largo plazo. Recuerda ser completamente honesto, positivo y enfocado para solucionar tu problema.

  • Terapia grupal

Esto te permitirá conocer el problema desde una perspectiva diferente a la tuya, con lo que podrás dimensionar la gravedad de tu patrón de compra, identificar emociones compartidas y convencerte de que puedes resolverlo como los demás lo hacen.

  • Tratamiento médico

Tras el consejo de un psicólogo especializado en el tema y si el caso requiere tal tipo de soluciones, se pueden recetar antidepresivos, estabilizadores del humor, ansiolíticos y, en menor medida, medicamos que tratan trastornos obsesivos.

  • Re-educación financiera

Una vez que logras dar unos pasos dentro de tu solución contra la oniomanía, puedes buscar el consejo de un asesor financiero que te ayude a dar orden a tus finanzas personales y crear un presupuesto enfocado al ahorro y la responsabilidad financiera.

La oniomanía o síndrome del comprador compulsivo es una conducta potencialmente peligrosa para tu patrimonio y el de tu familia, por lo que te invitamos a poner manos a la obra si deseas un futuro financiero más seguro y pleno.

Un buen primer paso para lograrlo es solucionar tus problemas de deuda con una negociación efectiva, un punto en el que puedes contar con nosotros, ya que te ofreceremos una solución garantizada y adaptada a tu situación de deuda.

¡Contáctanos y recupera el control!

 

Fuentes

https://www.psicoactiva.com/blog/la-compra-compulsiva-quien-la-padece-y-por-que/

http://www.vix.com/es/imj/salud/6948/oniomania-el-sindrome-del-comprador-compulsivo-eres-una

https://www.sura.com/blogs/mujeres/compras-de-temporada.aspx

http://www.elmundo.es/salud/2014/01/11/52d0fe78e2704edf488b456b.html