Cómo reducir gastos en tu factura de alimentos

iStock_000072503089_Small-770x505

Si estás en nuestro programa de reparación de deudas, es probable que hayas tenido que hacer algunos ajustes en tu presupuesto para poder realizar tu separado mensual para el pago de tus deudas. Hacer algunos sacrificios, como reducir gastos, es parte importante de la recuperación económica si deseas conseguir tranquilidad y libertad financiera.

Cuando nos encontramos en una mala situación financiera, la reducción de gastos superfluos es uno de los pilares para recuperar nuestra estabilidad. Controlar los gastos y eliminar los malos hábitos es fundamental para terminar el proceso con éxito.

La comida puede ser fácilmente uno de tus mayores gastos. Hay tantas maneras diferentes en que se puede gastar el dinero dentro de esta categoría… Las opciones más caras incluyen comer fuera o comprar comida para llevar. Incluso cocinar en casa puede resultar muy caro dependiendo de los ingredientes que decidas comprar. Puede ser aún más difícil si escogemos opciones dietéticas u orgánicas en lugar de comida “basura” que pudiera ser más barata en los supermercados.

La adaptación de estas ideas a tus nuevas necesidades y la elección de lo que va acorde a tus objetivos, son sólo una manera de trabajar para reducir gastos en tu factura de alimentos cada mes.

Ahorrar dinero trabajando en conjunto con otras personas

Una de las maneras en que puedes ahorrar dinero en comida es trabajar con otros para reducir la factura. Habla con unos amigos para hacer intercambios por las noches y cocinar para todos en una casa a la vez.

Esto no sólo te da la oportunidad de socializar, sino que es más barato comprar comida y cocinar para un grupo más grande cada semana, en lugar de cocinar varias comidas pequeñas sólo para ti y perder una cantidad de verduras en el refrigerador.

Otra opción es comprar productos al mayor en conjunto con un grupo de amigos, compañeros o familiares. Artículos de higiene personal, carnes y otros productos por bulto o en grandes cantidades puede salir mucho más barato que comprar al detal.

Trata de ahorrar en tus almuerzos

Comer comida rápida o en restaurantes te puede costar mucho dinero. Recuerda que estás en una etapa de privatización y reducción de gastos, por lo que debes dejar de comer fuera, sobre todo en tu hora de almuerzo en la oficina.

Cenar las sobras del almuerzo, empaquetar los almuerzos al comienzo de la semana e intercambiar los almuerzos en el trabajo son ideas que pueden ayudarte a reducir tu factura de la comida. Además, te da más control sobre los alimentos que consumes y te permite comer más saludable.

Cocina más en casa

Reducir gastos en comida implica empezar a cocinar más en casa si queremos cumplir el paso anterior.

Cocina por las noches o los fines de semana, en una olla de cocción pon a cocinar verduras y hortalizas, descongela las carnes por las noches para el día siguiente y haz porciones dobles. También puedes congelar algunas comidas como granos y sopas, esto te ahorrará no sólo dinero, sino tiempo.

Si te encuentras en una situación donde tienes que comer fuera, sigue estos 5 trucos para ahorrar dinero comiendo fuera.

Tómate el tiempo para planificar tu menú

La planificación del menú es una clave para ayudar a ahorrar dinero. Un menú permite planificar el futuro, por lo que puede ser más fácil preparar las comidas en los días más ocupados de la semana. Un menú a la vez te ayudará a planificar las compras, pues comprarás sólo los ingredientes que necesites para las recetas que planificaste.

También debes utilizar unas horas del fin de semana para planificar la comida de la semana laboral. Una vez que tengas el menú, dedícate a cocinar y empacar la comida en porciones para cada día.

¿Cuánto pagas?

Por último, es necesario trabajar en reducir la cantidad que pagas en la tienda. Lo primero es seleccionar cuidadosamente la tienda de comestibles, ya que algunas son mucho más caras que otras dependiendo de su ubicación y marca.

No tengas miedo de probar otras marcas para ver si van a funcionar bien para ti o comprar productos de “segunda mano”.  A veces la calidad es la misma y el precio mucho menor.

También puedes usar los cupones para ahorrar dinero en tus compras y considerar tiendas departamentales o al mayor.

Reducir costes en comida no amerita grandes sacrificios ni cambiar demasiado tu estilo de vida. Con estos consejos, cómo reducir gastos en tu factura de alimentos no sólo te ayudará a ahorrar, sino a mejorar tus hábitos alimenticios y ser consiente de tus compras.

¿Tienes problemas de deudas? Ingresa ahora al PROGRAMA RESPALDO y recupera tu calidad de vida y la de tu familia.