¿Qué decirle a los cobradores de deudas?

UEberstunden

¿No sabes qué decir ni cómo actuar cuando te llaman los cobradores de deudas? Sigue leyendo

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) en su código de ética estableció unas reglas para mantener estrategias de cobranzas sanas que protejan a los usuarios de mentiras, tácticas agresivas y amenazas. (Puedes verlas en ¿Cansado de las llamadas de cobranza?).

Aun así, las llamadas de los cobradores de deudas pueden ser abrumadoras. Sabemos que una de las principales inquietudes de nuestros clientes es qué decirle a los cobradores y cómo manejar las llamadas de cobranza. Aunque con el Programa Respaldo nuestros clientes pueden reducir estas llamadas y canalizarlas directamente hacia nosotros reduciendo la presión, no siempre se acaba definitivamente con las llamadas pues esto depende mucho de cada institución financiera.

Por todo esto, nuestro trabajo es darle la confianza al cliente para que con tranquilidad pueda levantar el teléfono y atender la llamada de su banco refiriéndola a Respaldo. Para que sepas qué decir y cómo reaccionar ante la presión, comunícate con nosotros y uno de nuestros asesores te brindará la asesoría legal y financiera que necesitas. Mientras tanto, te dejamos una guía que puede ayudarte para que sepas cómo actuar cuando te llaman para el cobro de deudas.

Primero que nada debes sentirse seguro de que no estás haciendo nada malo. Eres una persona responsable que desea pagar sus deudas pero que está atravesando una crisis financiera y por los momentos no tienes los recursos para hacerlo. ¡Eres un deudor, no un delincuente! (Si quieres pagar tus deudas haz clic aquí).

Como dijimos anteriormente, si eres parte de nuestro programa de reparación de deudas debes canalizar la llamada hacia nosotros, que tenemos la representación legal y negociación directa con los acreedores. En este caso, debes decirle al cobrador de deudas:

“Señor cobrador, Respaldo a tu deuda me está ayudando a liquidar esta deuda que tengo con ustedes, por lo que cualquier duda o aclaración que tengan pueden dirigirse a ellos, estos son los teléfonos”.

Algunos despachos de cobranza utilizan métodos un tanto agresivos o de amedrentamiento que pueden causar mucho estrés en el deudor. Aunque estas técnicas de cobranza son ilegales, tal como lo establece la Condusef, te damos algunas respuestas que puedes dar en caso de recibir alguna de estas amenazas:

Si te amenazan con un embargo de bienes:

Para que haya un embargo debes haber sido demandado y notificado conforme a derecho. Es decir, un actuario o ejecutor debidamente identificado debió entregarte una notificación y copia de la demanda en tu contra y, si así lo dictamina un juez, señalar en ese momento los bienes a ser embargados.

Si te amenazan con cobrarle a otra persona en tu nombre:

No pueden hacerlo, pues tus referencias jamás firmaron como avales de tus préstamos y por lo tanto no tienen ninguna obligación con tus deudas.

Si te amenazan con mandarte a la cárcel:

El artículo 17 de la Constitución Mexicana dice claramente que “nadie puede ser aprisionado por deudas de carácter puramente civil”, como las deudas con bancos, instituciones financieras, prestamistas particulares o tiendas departamentales. Así que es imposible que vayas a la cárcel por tus deudas.

Si te amenazan con un embargo de sueldo:

Es posible que tu sueldo sea embargado hasta en un 30%, pero eso no se puede hacer así no más. Para que eso pase primero tendrías que ser demandado por tu acreedor, y de ahí recibir la orden del juez.

Si te amenazan con estar grabando la llamada:

En México las llamadas telefónicas como elemento probatorio no son admitidas en casos de orden civil, como es deber dinero al banco.

Continúa leyendo ¿Qué pueden y qué no pueden hacer los cobradores de deudas?

Consejos para hablar con un cobrador de deudas:

  • Recuerda que no pueden meterte preso.
  • Si un cobrador te amenaza, pide su nombre completo y despacho para el que trabaja, e inmediatamente pon la denuncia ante la Condusef. Si no quiere darte sus datos, tranca la llamada.
  • Si el cobrador se pone muy pesado, cuelga el teléfono y ya no respondas más sus llamadas.
  • No des explicaciones que no les interesan, sólo di la verdad.
  • No te niegues a pagar, sólo di que en este momento no tienes el dinero.
  • Si el cobrador es amable, trátalo igual.
  • Recuerda, no eres un delincuente, así que no te sientas como uno.

Recuerda que no estás solo. Retoma el poder para atender el teléfono y recupera tu tranquilidad.

¿Qué esperas? Ingresa al Programa Respaldo para liquidar tus deudas, recibe asesoría gratis y obtén descuentos en el monto total de tu adeudo.

Con nosotros:

  • Todas las comunicaciones serán canalizadas.
  • Minimizas la presión de las llamadas de cobranza.
  • Se reducen las llamadas.
  • Recuperas tu tranquilidad y confianza.