¿Por qué nos excedemos con las tarjetas de crédito?

tarjetas de credito

Las tarjetas de crédito son un valioso instrumento financiero siempre y cuando se usen de manera responsable. Por lo general son más fáciles de usar y mucho más cómodas que llevar dinero en efectivo; nos permiten “suavizar” las compras grandes y pedir dinero prestado durante momentos difíciles. Sin embargo, las tarjetas de crédito pueden ser peligrosas por una serie de razones que van más allá de los aspectos de dinero. (Ver más: Peligros de las tarjetas de crédito)

Investigaciones sugieren que las tarjetas de crédito pueden estimular el gasto excesivo. Las personas suelen estar dispuestas a pagar más por el mismo producto cuando usan el crédito que cuando pagan con dinero en efectivo. ¿Por qué? Hay una serie de fuerzas psicológicas y emocionales detrás. Por ejemplo, psicológicamente es menos doloroso pasar una tarjeta de crédito que entregar dinero físicamente; el crédito ayuda a anestesiar el dolor de pagar porque nos da la sensación de que no estamos gastando nuestro propio dinero.

Pero el crédito no sólo ayuda a reducir el pinchazo del pago, hay algunas pruebas que demuestran que también estimula el deseo. En una serie de experimentos en los años 80, Richard Feinberg hizo que los logotipos de las tarjetas fueran y no fueran visibles mientras que los participantes contemplaban cuánto estarían dispuestos a pagar en efectivo por varios productos. Feinberg encontró que la hipotética disposición a pagar y donar a la caridad eran significativamente mayores cuando los logotipos de las tarjetas de crédito eran visibles que cuando no lo eran. Los resultados sugieren que los consumidores han sido condicionados a asociar las marcas de las tarjetas con el consumo. Por lo tanto, la exposición a los logotipos de los plásticos puede estimular el deseo de la misma forma que oler un pastel en el horno estimula el hambre.

Ver: ¿Eres adicto a las compras?

Además de estos factores emocionales, los factores cognitivos también pueden contribuir a la deuda de tarjeta de crédito por gastos excesivos. Los límites de crédito pueden dar a los usuarios puntos de referencia para comparar los precios de las cosas. Los límites altos pueden señalar el potencial de ganancias futuras, y estos ingresos pueden hacer que los precios parezcan relativamente pequeños, lo que a su vez estimula el gasto. Es decir, los límites de crédito ayudan a hacer que las compras parezcan pequeñas.

Las personas que habitualmente usan el crédito y pagan el saldo en su totalidad cada mes probablemente tienen poco de qué preocuparse, pero las personas que alternan entre dinero en efectivo y crédito, o que tienen deudas con tarjetas de crédito, tienen más probabilidades de verse afectadas. Estos resultados sirven como recordatorio de que la medida en que valoramos los bienes debe ser independiente de cómo pagamos por ellos. Ser conscientes de los efectos del crédito puede ayudar a frenar los gastos excesivos para que no tengas que preocuparte por estas fuerzas emocionales, psicológicas y cognitivas. Aprende a usar las tarjetas de crédito de manera responsable descargando gratis esta Guía Práctica.