Los 8 consejos para que rinda tu quincena ¡Conócelos!

consejos,rendir,quincena,pago,salario,empleo,ahorro,presupuesto,prioridades,finanzas,La mayoría de los empleados reciben la remuneración por su trabajo cada quince días. Es normal que, los últimos días antes del siguiente pago, exista una sequía y estemos más necesitados de dinero que de lo normal.

Esto ocurre porque, muchas veces, no sabemos administrar nuestro dinero correctamente. Para evitar estas “sequías”, te recomendamos seguir varios consejos que te ayudarán a distribuir tu dinero de manera óptima, para que no te falte ni un peso hasta el último día antes del pago quincenal.

El día de hoy, te compartimos algunos de estos consejos que podrás seguir para hacer rendir tu quincena al máximo:

Presupuestar y priorizar

No puedes comenzar a gastar tu dinero sin hacer una lista de las cosas que implicarán un gasto indispensable para ti a lo largo de estos quince días.

Tendrás que establecer un presupuesto y dar prioridad a aquello que es indispensable, como el pago de los alimentos, la renta y los servicios básicos (agua, luz, gas, internet). Limita lo más que puedas el presupuesto de cada una de las cosas de la lista, sin otorgar más de lo que merece cada cosa.

Limitar el consumo

Es muy importante a prender a autocontrolarnos en este caso. ¿No necesitas zapatos nuevos? No los compres. Este tipo de gastos innecesarios suelen ser la razón principal por la cual es tan difícil hacer rendir nuestro dinero.

Comparar precios

Existen productos que, en cuanto a la calidad, son muy similares; pero unos son más costosos que otros. Incluso, en algunos casos, la calidad de los productos más económicos es la mejor. Caro no es sinónimo de bueno; en ocasiones, los precios altos son resultado de la importación o de cuestiones corporativas de la marca.

Siempre escoge aquellos que cumplan con los estándares de calidad, pero que impliquen un gasto menor a tu bolsillo.

No gastar más de lo que puedas pagar

Esto va dirigido sobre todo a aquellos amantes del uso de la tarjeta de crédito. Te recordamos que debes utilizarla con moderación, y que todo lo que compres con ella, tendrás que pagarlo eventualmente.

Evitar deudas es indispensable para poder rendir al máximo tu quincena.

Paga puntualmente

Mientras no te retrases en tus pagos, no tendrás que preocuparte por las tasas de intereses ni por las penalizaciones monetarias. Recuerda apartar una fracción de tu sueldo para realizar tus pagos.

 Aprovecha las promociones

¿Quieres ir al cine? ¡Tampoco tienes que privarte de tus momentos de relajación! Pero siempre existen maneras más económicas de consentirte.

Por ejemplo, si compras tus boletos del cine por internet con varios días de anticipación, el precio puede reducirse hasta la mitad, ¡aunque no sea miércoles!

También existen temporadas y fines de semana donde las tiendas reducen sus precios o aplican descuentos; ¡espera estas fechas para comprar! A menos de que sea una compra urgente (que muy rara vez se presenta), puedes esperar un par de semanas a la próxima venta nocturna.

Haz el súper

Es mucho más económico comprar alimentos para preparar en casa, que comer fuera. Los restaurantes y la comida a domicilio suelen ser mucho más costosos, por lo que te recomendamos ampliamente que prepares la mayoría de tus alimentos en casa.

Antes de ir al trabajo, puedes preparar un lunch casero, y así evitar gastar en la tienda o en la cafetería.

Comparte automóvil o utiliza el transporte público

Si alguno de tus colegas de trabajo o la escuela vive cerca de ti, pueden compartir el auto para ir y regresar; dividiendo los costos de la gasolina que implica el trayecto.

Así, ambos estarán ahorrando una parte del gasto, ¡y ayudarán al medio ambiente!

De igual forma, utilizar el metro, el camión o micro, o la bici pública pueden ser medios más económicos (aunque realmente, son menos cómodos)

Prácticamente cada uno de tus gastos cotidianos tienen una alternativa para ahorrar en ello, pues siempre podrás encontrar algo más barato; o privarte de ciertos lujos que no siempre son indispensables.

La mercadotecnia tiene ese efecto sobre las personas; y es completamente normal. Sólo recomendamos aprender a controlar tus impulsos para que puedas invertir en lo que es realmente importante para ti.