10 claves para llevar una relación sana con tus tarjetas de crédito

tarjetas de credito

Con la inflación, el dinero vale menos y tu poder adquisitivo disminuye. Con el paso de los días el dinero rinde cada vez menos y la única forma de evitar problemas financieros es administrar mejor tus gastos.

Una buena forma de lograrlo es mantener un crédito sano para evitar la adquisición de nuevas obligaciones y, con esto, evitar el endeudamiento. Si bien las tarjetas de crédito parecen una salida fácil en estos momentos de inflación en los que tu poder adquisitivo disminuye, es aún más fácil perder del control.

A continuación te damos 10 claves para que puedas hacer un buen uso de tu crédito y mantener una relación sana con tus tarjetas.

Compara tus tarjetas y transfiere tu deuda

Considera los costos anuales, tasas de interés e intereses moratorios de tus tarjetas. Si por alguna razón tus ingresos disminuyen y presentas dificultades para pagar tu deuda, puedes trasladarla a la tarjeta de crédito con la tasa de interés más baja mediante una transferencia de saldos.

Descubre más: Todo lo que debes saber acerca de la transferencia de saldos

Infórmate sobre los costos de tus tarjetas

Antes de realizar cualquier transacción con tus tarjetas, asegúrate de conocer las tasas de interés, comisiones y Costo Anual Total (CAT). Recuerda que retirar efectivo con tus tarjetas de crédito en un cajero automático es una de las transacciones más costosas, por lo tanto, infórmate bien sobre las comisiones que aplica tu banco.

Lee las letras pequeñas del contrato

Si aceptas una nueva tarjeta de crédito asegúrate de leer el contrato antes de firmarlo. Los folletos generalmente no incluyen toda la información, especialmente sobre comisiones y penalizaciones por mora, así que infórmate y pregunta a tu asesor su tienes dudas.

Facilita algunos pagos con tus tarjetas

Tu historial de crédito puede volverse un buen amigo si contabilizas allí algunos gastos fijos como el supermercado, colegio o el pago de servicios básicos. Esto te ayudará a mantener un buen crédito, sólo ten cuidado de hacer el pago con tarjeta de crédito únicamente de los gastos que estén dentro de tu presupuesto y que puedas pagar el saldo total cada mes.

No las uses para vivir por encima de tus posibilidades

Si ves tu línea de crédito como dinero extra, estás perdido. Sí, una línea de crédito es dinero disponible, pero no es gratis. Si gastas más de lo que puedes pagar tendrás que enfrentar el pago de intereses y acumularás saldos difíciles de controlar.

Ver 5 formas de saber si estás gastando más de lo que ganas

Paga puntualmente

Evita atrasarte en tus pagos, de lo contrario puedes generar cargos por mora y dañar tu puntuación de crédito. Dependiendo de la tarjeta de crédito que utilices, pagar un día después de la fecha puede suponer un cargo mayor a los $300 pesos.

Para no olvidarnos de los pagos lo mejor es programarlos con unos días de anticipación para evitar cualquier imprevisto con el sistema o falta de tiempo.

Paga más del mínimo

Como hemos comentado en varias ocasiones, realizar sólo el pago mínimo de tus tarjetas mensualmente puede incrementar tu deuda exponencialmente, así como prolongar el tiempo que tardarás en pagarla. Lee más: 3 razones para pagar más del mínimo de tu tarjeta de crédito

Si tienes problemas para pagar tus deudas de tus tarjetas de crédito, ingresa al PROGRAMA RESPALDO.

Si no puedes pagarlas, no las uses

Seguir usando tu tarjeta cuando no puedes pagarla es una misión suicida para tus fianzas. En vez de solicitar otro préstamo con tarjeta de crédito, escóndela en casa, córtala o, de ser necesario, congélala en el refrigerador.

Continúa leyendo: Cómo dejar de usar las tarjetas de crédito

Cancela la tarjeta que no uses

Aun cuando no uses tus plásticos, el banco cargará el costo anual total cada año. Así que si tienes varias tarjetas que has dejado de usar, considera cancelar una o algunas de ellas, o podría salirte muy caro.

Ver Cómo cancelar una tarjeta de crédito paso a paso

Revisa tus estados de cuenta mensualmente  

Revisar el estado de cuenta de las tarjetas de crédito cada mes puede ayudar a mantener en orden nuestras cuentas. Puedes registrar tus gastos y revisar que todos los cargos efectuados sean correctos, de lo contrario, debes dirigirte inmediatamente a tu entidad bancaria para hacer la reclamación a tiempo.

Si te han gustado estos consejos te invitamos a descargar gratis la Guía Práctica: Aprende A Usar Tus Tarjetas De Crédito.