La trampa de la tarjeta de crédito: ¿Cómo evitarla?

Tarjeta de crédito

Es fácil sacar tu tarjeta de crédito y pagar por una cena, el nuevo bolso que has estado mirando o el videojuego que estabas esperando. Es fácil hacer un cargo aquí y un cargo allá, pero antes de que te des cuenta debes miles de pesos en tus tarjetas.

Las tarjetas de crédito están diseñadas para mayor comodidad, sí, pero también son una trampa para gastar más justamente por lo fácil que resulta deslizarlas. Hay cosas que puedes hacer para evitar caer en la trampa de los bancos con las tarjetas y disminuir las probabilidades de acumular grandes cantidades de deuda de tarjeta de crédito.

Evitar el uso del plástico

La forma más fácil de evitar la trampa es simplemente no utilizar las tarjetas en lo absoluto. Si no tienes el plástico, entonces no hay forma de que caigas en la trampa (ni en la tentación), así que lo mejor es dejar las tarjetas en casa en lugar de cargarlas contigo en la billetera. Esto puede ayudar a dejar de hacer cargos por compras impulsivas y asegurarte de que realmente necesitas el artículo antes de gastar el dinero.

Se puede llevar encima sólo cuando se cree que pueda haber una situación que lo requiere. Si la necesitas para gastos de viaje, por ejemplo, puedes optar por tener sólo una tarjeta de crédito que no debes utilizar salvo con la excepción de una situación de emergencia durante el viaje.

Ver Cómo dejar de usar las tarjetas de crédito

Pagar el saldo completo cada mes

Es importante pagar el saldo en su totalidad cada mes para asegurarse de no tener que pagar ningún interés.

Si utilizas las tarjetas de crédito para ganar puntos de recompensa, asegúrate de pagar el saldo completo cada mes. Esto te permite tomar ventaja de los beneficios sin tener que pagar ningún interés al banco, ayuda a controlar la cantidad que estás gastando cada mes y se puede cumplir con el presupuesto.

Si encuentras que no puedes pagar el saldo completo al final del mes, deja de usar la tarjeta hasta que la hayas pagado.

Ver 3 razones para pagar más del mínimo de tu tarjeta de crédito

Establecer un fondo de emergencia

Empezar a poner dinero a un lado mes a mes para construir un fondo de emergencia. Una vez que tengas un fondo de emergencia, no tendrás que depender de tus tarjetas de crédito más cuando se presenten imprevistos.

Es mucho más fácil tomar decisiones financieras inteligentes y trabajar en el pago de la deuda cuando sabemos que se tiene el dinero reservado para cubrir las emergencias. Empieza por ahorrar una pequeña cantidad al mes y luego, una vez que estés fuera de la deuda, se puede construir un fondo de emergencia que cubra el valor de los gastos de un año.

Ver Cómo hacer un fondo de emergencia en 4 pasos

Limitar el número de tarjetas

Aunque la idea de conseguir un diez por ciento de descuento por la compra con tarjeta de crédito o tiendas departamentales puede ser atractivo, es mucho más fácil caer en la trampa si tienes varias tarjetas; es más fácil perder un pago y tener dificultades para cubrir los pagos cada mes. Haz esto más fácil evitando las tarjetas de tiendas por completo y limitando la cantidad de plásticos a sólo una o dos tarjetas. Esto ayudará a reducir los daños y hacer que sea más fácil tomar el control de tu situación financiera.

Ver ¿Tengo muchas tarjetas de crédito?

Puedes comenzar a cerrar tus tarjetas de crédito a medida que las pagas. Sin embargo, debes salir de tu más antigua deuda de tarjeta de crédito abierta y tal vez la que tiene la mejor tasa de interés para mantener tu calificación de crédito. Estas son otras cosas que debes hacer antes de cerrar tus tarjetas de crédito para no afectar tu puntaje de crédito.

Porque has leído este artículo ahora puedes descargar gratis la guía práctica: Aprende A Usar Tus Tarjetas De Crédito ¡Y recuerda compartir en tus redes sociales!