¿Cuál es la diferencia entre compras compulsivas y compras impulsivas?

Compras compulsivas

¿A quién no le gusta una oferta? Recorrer las tiendas en busca de una ganga y comprar cosas bonitas o agradables se puede considerar una terapia anti estrés, pero ir de compras puede convertirse para algunos en una adicción no muy diferente a la adicción a las drogas y el alcohol. ¿Pero cuál es la razón por la que compramos? Los expertos dicen que hay una distinción importante entre la compra compulsiva y la compra impulsiva, y se encuentra en la motivación o la razón para hacer la compra.

Las compras por impulso son en gran medida no planificadas, y suceden en el momento como una reacción a un disparador externo, como ver el artículo deseado en la tienda o ver una oferta. Mientras que las compras compulsivas están más motivadas desde el interior. Un comprador compulsivo planificará la experiencia de compra como una manera de evitar o aliviar sentimientos internos incómodos, como ansiedad, depresión o estrés.

Los compradores compulsivos son también más propensos a experimentar consecuencias negativas como resultado de sus compras que los compradores impulsivos. Estas consecuencias pueden ser dificultades financieras, tener discusiones con miembros de la familia y experimentar un sentimiento de culpa o remordimiento. Ver Adicción a las compras: ¿Por qué sentimos culpa después de comprar?

Un comprador compulsivo también es más propenso a caer en un patrón de comportamiento adictivo en el que compra más y más en un intento de evitar el estrés y la ansiedad, desarrollando una adicción a las compras. Estas personas a menudo se convierten en adictos al comportamiento debido a la forma en que se sienten al ir de compras, liberan endorfinas y dopamina en el cerebro, creando sensaciones placenteras que llegan a ser adictivas.

Ver ¿Eres adicto a las compras?

Hay varios tipos de adictos a las compras. Están los compradores compulsivos que compran cuando sienten angustia emocional; los adictos a las compras trofeo, que siempre están haciendo compras para el artículo perfecto; los derrochadores que compran por imagen y aman los elementos llamativos; los que compran artículos que no necesitan porque están en oferta; los compradores bulímicos que se ven atrapados en un círculo vicioso de comprar y devolver; y los coleccionistas que no se sienten completos a menos que tengan un elemento de cada color o cada pieza de un conjunto.

Ver ¿Cómo vencer la adicción a las compras?

Debido a que las compras son una actividad en la que todo el mundo participa en cierta medida, puede ser difícil saber cuándo han cruzado la línea a la adicción. A muchas personas les gusta ir de compras e incluso gastar más de lo debido, pero estos rasgos no los hacen adictos. Para saber si tus compras han crecido de forma descontrolada, presta atención a estos signos:

  • Ocultar compras o la cantidad gastada durante las compras.
  • Gastar más de lo que se puede pagar.
  • Hacer compras de consolación cuando estás enojado o deprimido.
  • Dificultades en las relaciones debido a los gastos o demasiadas compras.
  • Pérdida de control durante salidas de compras.
  • Deterioro de la salud financiera o altas cantidades de deuda de tarjeta de crédito.

En conclusión, las compras por impulso son actos impulsivos de compras no planificadas que hacemos cuando vemos una buena oferta o un artículo deseado en una tienda, mientras que las compras compulsivas son un comportamiento adictivo motivado por el placer que sentimos al comprar.

De cualquier manera, ambos tipos de compras pueden poner en riesgo tu salud financiera y acumular deudas de tarjetas de crédito por hacer gastos innecesarios. Para obtener ayuda, descarga gratis la Guía Práctica: Aprende A Usar Tus Tarjetas De Crédito.