¿Soy muy joven para tener mi primera tarjeta de crédito?

Primera tarjeta de crédito

Para muchos, su primera tarjeta de crédito es como un rito de iniciación a la edad adulta. Hace algunos años los bancos emisores de tarjetas de crédito estaban detrás de los estudiantes universitarios tratando de atraerlos para que abrieran una cuenta con ellos. Ahora se ha vuelto un poco más difícil para las personas abrir una, y deben cumplir con algunos requisitos para calificar a una cuenta sin aval. Sin embargo, la edad no es necesariamente tan importante como la condición financiera actual, es decir, si eres lo financieramente responsable para tener una.

Antes de solicitar tarjeta de crédito es recomendable hacerse las siguientes preguntas:

¿Debo tener un ingreso regular?

En lugar de la edad, es más importante tener en cuenta tu estado financiero actual. Si tienes un trabajo estable y una manera de pagar la tarjeta de crédito cada mes, entonces puedes considerar la obtención de una pequeña línea de crédito. Si actualmente no estás trabajando no deberías considerarlo, recuerda que como tarjetahabiente eres responsable de pagar el dinero que debes en la tarjeta, y sin ingresos, ¿cómo piensas hacerlo?

Ver 5 Errores que cometen los millenials con las tarjetas de crédito.

¿Puedo pagar mi saldo cada mes?

La siguiente pregunta que hay que determinar es si o no vas a ser capaz de pagar el saldo cada mes. Si puedes encontrar dinero en tu presupuesto para cubrir el saldo cada mes, estarás bien con una tarjeta disponible. Antes de solicitar tarjeta de crédito es necesario comprender los riesgos y responsabilidades asociadas con tener una. Cuando no la pagas en su totalidad, vas a terminar pagando mucho dinero en intereses a lo largo del tiempo. Mantener un saldo por debajo del crédito disponible también puede ayudar a gestionar eficazmente tu crédito y a evitar que acumules saldos que son difíciles de pagar.

¿Por qué quiero una tarjeta de crédito?

También es importante entender por qué quieres una tarjeta de crédito. Si la quieres para ayudarte a construir tu crédito, es muy distinto a que si estás buscando una manera de cubrir las lagunas en tu presupuesto o para comprarte todo lo que quieres. De hecho, si estás teniendo dificultades para pagar tus cuentas mensuales se debe evitar el uso de un plástico en absoluto, ya que sólo hará que el problema empeore con el tiempo porque tu pago mínimo mensual –y tu saldo- suben cada mes.

Si deseas una tarjeta de crédito para manejar las situaciones de emergencia, debes más bien trabajar en el ahorro de un fondo de emergencia. (Ver Por qué no debes usar las tarjetas de crédito para emergencias).

¿Qué pasa si no pago mi saldo?

También es importante que antes de obtener tu primera tarjeta de crédito entiendas completamente lo que sucede si no puedes pagar tu saldo cada mes. La mayor parte de tu pago mínimo mensual se destinará a los gastos financieros, lo que hace difícil pagar tu cuenta a menos que estés pagando dinero adicional cada mes. También tu historial crediticio se verá afectado si incumples en los pagos, pero mejorará tu puntuación crediticia si demuestras que pagas tus saldos completos mes a mes.

Tienes que ser plenamente consciente de los peligros de las tarjetas de crédito antes de solicitar una. Si decides tomar un crédito, tendrás que leer tu estado de cuenta regularmente para realizar un seguimiento de la cantidad que estás pagando en intereses y averiguar qué tan rápido se puede trabajar para pagar la deuda. ¡Debes tener cuidado de no caer en la trampa de tarjeta de crédito! Si te decides a solicitar tarjeta de crédito, asegúrate de que la manejas de manera responsable. Aprende a usar tu primera tarjeta de crédito de forma inteligente descargando esta guía gratis.

También te puede interesar: