¿Cómo el historial de crédito afecta la búsqueda de empleo?

Historial de crédito

Buscar empleo puede ser un largo proceso en el cual participan diversos factores. El currículo, largos procesos de selección y asistir a entrevistas puede llevar algún tiempo, pero a todo esto se le debe sumar un factor importante: las deudas.

Para conseguir trabajo ya no basta con tener un buen currículo, experiencia y las competencias laborales para desempeñar el cargo, sino que hay que estar libre de deudas.

El historial de crédito no es sólo un requisito para solicitar un préstamo, también es tomado en cuenta a la hora de solicitar empleo. En algunas empresas exigen el historial que guardan las sociedades de información crediticia como parte de la documentación y recaudos para comprobar que el aspirante no tiene deudas, así como evaluar qué tan comprometido es en base a sus pagos.

Si bien esto pudiera parecer discriminatorio, no es frecuente en todos los sectores ni en todas las empresas de una industria en específico. Empresas del sector financiero, como bancos, casas de bolsa y SOFOMES, son quienes principalmente aplican esta normativa que ha ganado popularidad en el sector y que podría justificarse si el puesto solicitado implica el manejo de dinero. En estos casos en particular, el reclutador requiere una prueba que garantice la ética del trabajador para prevenir situaciones de robo, estafas o desaparición de bienes.

También en el área de seguridad es común solicitar el historial crediticio como parte de los controles de confianza que realizan en la selección de personal. Aunque entidades como la policía no pueden consultar directamente esta información, la solicitan a la Condusef.

Este requisito ha sido objeto de discusiones y debates en el que ha participado incluso el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), debido a que lo consideran un acto discriminatorio que impide a las personas acceder a un trabajo digno.

Si una persona tiene deudas que no ha pagado o presenta retrasos, no necesariamente se trata de alguien irresponsable ni significa que no quiere pagar sus obligaciones. Las causas pueden ser muchas, desde una enfermedad hasta el desempleo. Cuando una persona que está desempleada tiene deudas quizás es porque ha tenido que vivir de sus tarjetas de crédito o ha tenido que recurrir a otro tipo de préstamos. Negarle una fuente de ingresos sólo puede llevarlo a agravar su situación de endeudamiento.

El historial de crédito tampoco es una referencia que establezca que el solicitante es capaz o no de realizar el trabajo al que está aspirando.

¿Es legal?

A pesar de todo lo anterior, no existe una regulación de la documentación que puede ser exigida por una empresa para seleccionar a su personal. Por lo tanto, los requisitos quedan al criterio de su departamento de Recursos Humanos.

Sin embargo, en la Ley Federal del Trabajo se establece que “está prohibido negarse a aceptar trabajadores por razón de origen étnico, género, edad, discapacidad o cualquier otro criterio que pueda dar lugar a un acto discriminatorio”. Por lo tanto, una situación de endeudamiento en sí no es razón para negarle el trabajo a nadie. El problema está en que es difícil comprobar que la persona no fue contratada por tener deudas. El reclutador puede alegar que el aspirante no es apto para el puesto o que no cumple con las condiciones exigidas por la empresa.

Por otro lado, la persona no está obligada a dar la información de su reporte de crédito, ya que la ley establece que “toda persona física o moral con actividad empresarial que recabe datos personales debe contar con un aviso de privacidad a través del cual le informe qué datos está recabando y con qué finalidad”. Asimismo, Buró de Crédito no está autorizada a dar información sin permiso del titular.

Sin embargo, negarte a dar esta información (aunque estás en el derecho de hacerlo) pudiera ser contraproducente, porque podrías ser descartado inmediatamente.

¿Qué hacer?

Expertos en recursos humanos aseguran que el historial crediticio de una persona no dice nada acerca de su formación, talento, capacidad, habilidades o experiencia, así como tampoco demuestra que una persona con deudas es irresponsable. Sin embargo, pudiera sumar o restar puntos a la hora de ser considerado para una oportunidad laboral.

La decisión de entregar esta información a un reclutador es personal, al igual que la decisión de aceptar un empleo en una empresa con estas características. Una empresa que incluya esta exigencia en sus requisitos puede traducirse en una fuerte disciplina laboral y una sólida estructura corporativa, así como puede significar un ambiente demasiado rígido y exigente que genere mucho estrés en sus trabajadores.

Para mantener la situación bajo control lo mejor es que consultes tu reporte de crédito al menos una vez al año y trates de solucionar tus problemas de deudas en la medida de lo posible. Sé honesto con el reclutador y hazle saber que tus deudas son por una causa justificada y que en nada compromete tu capacidad para cumplir con el trabajo, que más bien necesitas el empleo para poder continuar pagando tus compromisos.

Si no estás en las condiciones de pagar tus deudas, bien sea porque perdiste el empleo o tus finanzas se han salido de control, busca ayuda profesional. En Respaldo a Tu Deuda hemos desarrollado un programa para que liquides tus deudas con hasta con un 80% de descuento. Mira cómo funciona aquí.

Si llenas la forma de contacto uno de nuestros asesores se comunicará contigo para brindarte asesoría legal y financiera personalizada.

Relacionados: