Consejos: ¿Qué hacer (y qué no) al perder el empleo?

 

Perder el empleo

Perder el empleo es una de las cosas más difíciles que un profesional podría enfrentar en su carrera, especialmente cuando es completamente inesperado; y los días siguientes no son más fáciles. Nada ayuda, ni meditar, ni hacer ejercicio, ni tomar un baño ni respirar hondo o pensar positivo; lo único en lo que pensamos es cómo pagar las cuentas, y mientras todos esos pensamientos positivos no depositen dinero en tu cuenta, nada de eso te devuelve tu autoestima.

Aquí hay algunas cosas que deberías hacer, y otras que no, en los días después de perder el trabajo:

¿Qué hacer?

Aceptar la situación

Reconoce tus propios sentimientos. Valida tu derecho a sentirse miserable y procesa tus emociones. Eres un ser humano, tienes derecho a sentirte infeliz”. Una vez que hayas dado espacio a tus emociones, averigua qué vas a hacer con esas emociones y cómo responderás de la manera más productiva a ellas. Una vez que hagas esto, puedes empezar a ver el panorama más claramente.

Las emociones que no se controlan se acumularán y, eventualmente, empezarás a actuar de una manera que no te sirva.

Repensar tus prioridades

Una vez que has establecido un estilo de vida determinado puede ser difícil ajustarlo a tu nueva situación, pero es crucial separar tus necesidades de lujos o deseos y hacer los cambios necesarios para reflejar tu nueva realidad financiera. Particularmente si estás viviendo de tu fondo de emergencia, tendrás que pensar en dónde puedes recortar para que no comas tus ahorros tan rápidamente.

Lo bueno de este ejercicio es que aprendes a vivir con menos. Una vez que encuentres un trabajo nuevo, todavía puedes mantener estos números, lo que te permite aumentar tus ahorros a largo plazo.

Haz algo

Sentarnos a lamentarnos por nuestra situación no va a resolver nada, un nuevo trabajo no llegarán por arte de magia. Es momento de tomar acciones para encontrar un nuevo empleo o una nueva fuente de ingresos. Si siempre has soñado con iniciar tu propio negocio, tal vez perder el empleo era la oportunidad que esperabas. Empieza a utilizar tus contactos, retoma relaciones con antiguos clientes y aprovecha el tiempo libre para conectar con personas o empresas de interés por LinkedIn o en redes de networking.

¿Qué no debes hacer?

Entrar en pánico

Perder el empleo es estresante, y a menudo nos hace perder la claridad en lugar de concentrarnos en planificar los próximos pasos. Pero no tienes que llegar a una espiral de ansiedad; siempre hay opciones, y la clave es dejarse tener el tiempo y el espacio para determinar cuáles son. No serás capaz de avanzar sin una cabeza clara y una mente abierta.

Solicitar prestado de tu cuenta de retiro sin pensarlo

Cuando tu flujo de efectivo comienza a secarse, puedes estar tentado a recurrir a su cuenta de jubilación, pero debes pensar dos veces antes de cobrar parte de este fondo mientras estás desempleado. Si lo haces, podrías encontrarte con la carga adicional de impuestos sobre los fondos que retiraste o incluso con una multa. En general, rompiendo tus ahorros de jubilación temprano podría erosionar el 40-50% del dinero que sacas debido a tasas e impuestos.

Quizás este dinero te saque de apuros de forma temporal, pero tu futuro es para siempre ¡cuídalo!

Evitar a los acreedores

El orgullo a menudo puede impedirnos buscar ayuda, especialmente si te sientes avergonzado, pero es recomendable hablar con tus acreedores enseguida para explicar que acabas de perder el trabajo. Los bancos y los acreedores se benefician más de los clientes “sostenibles” que de los activos que cobran. Así que cuanto más tus prestamistas conozcan tus circunstancias, más probabilidades tendrán de ayudarte.

Ver más: ¿Cómo prepararse para un posible despido laboral?

En general, el perder el empleo puede ser extremadamente agotador, pero recuerda, ¡siempre temporal! Al apoyarte en los amigos, la familia y tu propia fortaleza interior, enfrentarás la tormenta y saldrás más fuerte al final.

En Respaldo A Tu Deuda entendemos que estas situaciones financieras pueden ser muy difíciles, por eso hemos desarrollado un programa que puede ayudarte a recuperar tu tranquilidad y la de los tuyos. ¿Más información? Ingresa a Programa Respaldo.

Etiquetas: