Hábitos financieros que te mantienen en la deuda

credcred

Estos malos hábitos financieros pueden mantenerte pegado a la deuda. Descubre cuáles son y cómo combatirlos.

¿Alguna vez has soñado con lo que harías si ganaras la lotería? Puede ser divertido imaginar la riqueza súbita y todas sus posibilidades. Aunque algunas personas piensan cómo gastarían ese dinero, muchos empiezan sus planes con “me gustaría pagar deudas”.

A todos nos gusta la idea de estar libres de deudas, pero ¿por qué no lo logramos? Hay tantas razones como personas, pero aquí hay tres hábitos financieros en particular que nos pueden mantener pegados en la deuda.

Del pensamiento a la acción

Hacemos resoluciones de año nuevo, leemos blogs financieros y libros, decidimos gastar menos, tal vez recortar algunos cupones. Que justo cuando decidimos hacer pagos más grandes a nuestra deuda el coche se avería, aumentan los gastos del colegio de los hijos o el horno necesita ser reparado… el dinero está tan constantemente en nuestra mente que pensamos que estamos haciendo lo mejor que podemos, cuando en realidad no hemos hecho nada concreto para cambiar la situación.

Descubre más en La clave para que los propósitos financieros tengan éxito

Gastar porque “te lo mereces”

Vivimos en una cultura de solución rápida. ¿Alguna vez has tenido un día largo o frustrante y te compraste un café o unos zapatos nuevos porque “te lo merecías”? O estás con la familia y si surge una duda sobre una compra dicen las palabras mágicas “cómpraselos, se lo merecen.”

Todos tenemos responsabilidades, ya sea con nuestros socios, nuestros hijos, nuestros padres, nuestros amigos, nuestras comunidades, en nuestros puestos de trabajo y en el hogar, así que no nos merecemos un cierto disfrute también, ¿no es así? ¡Absolutamente! Pero si no te has tomado el tiempo para realmente pensar en lo que quieres de la vida, lo que realmente te mereces y dónde te ves en el futuro, puedes terminar en la deuda por caprichos que no aportan nada sustancial a tu vida en el largo plazo.

El placer temporal puede convertirse en un gran dolor de cabeza. Vienen los arrepentimientos y el remordimiento, ¿por qué gasté el dinero en esa chaqueta cuando lo necesitaba para reparar el coche?

Creer que la deuda es parte de la vida

Cuando escuchamos hablar a los amigos de las deudas y leemos acerca de la deuda promedio en los hogares mexicanos, se puede llegar a creer que la deuda es simplemente parte de la vida. Así que, aunque es posible que tengas momentos (o meses) de preocupación, en algún momento se puede normalizar la situación, por lo que la deuda no es más que otra frustración de la vida moderna.

A menudo las personas sienten que manejan sus deudas correctamente, que tienen todo bajo control: por lo menos hacen sus pagos mínimos, tienen comida en la mesa, un techo donde vivir. De hecho, la vida día a día puede ser muy agradable. La deuda es un peso, pero no se siente como una amenaza. Sin una visión de una vida diferente puede ser difícil reunir la motivación para el cambio.

Estos malos hábitos financieros te distraen de la realidad de tu deuda y su impacto en tu salud financiera, ahora y en el futuro.

Entonces, ¿cómo se despierta de esta distracción y te mantienes motivado hacia una vida mejor? Cuando trabajamos con clientes hacemos un análisis personalizado de su situación, detectamos sus necesidades y posibilidades en base a su adeudo y su capacidad de ahorro para poder diseñar un plan de pago con fechas y objetivos claros.

Este aspecto es fundamental para poder forjar un futuro financieramente estable y salir de deudas. El ahorro mensual para un determinado objetivo te permite pagar poco a poco tus deudas de la manera correcta en un tiempo determinado y tener un fondo de emergencia para cubrir gastos inesperados sin recurrir a más deudas.

Este simple paso tiene un impacto enorme en el éxito para la salud financiera y un efecto inmediato en la motivación. Tener un plan hace que parezca posible, y sabes exactamente la cantidad que necesitas para pagar cada mes. Es muy común que la gente se entusiasma tanto que tratan de superar su propia fecha mediante la búsqueda de maneras de aumentar sus pagos.

La mejor parte es que se sienten más tranquilos y llenos de confianza, ya que han pasado de hablar de la deuda a tener un plan de acciones concretas.

¿Quieres tener un plan de pago de deudas? Contáctanos y recibe asesoría gratis. En Respaldo a Tu Deuda diseñamos un plan adaptado a tu capacidad de pago.