Guía de finanzas para mujeres

dt.common.streams.StreamServer

El dinero y la planificación de las finanzas para mujeres pueden ser distintas que para los hombres en muchos aspectos.

Pese a los grandes logros obtenidos por la mujer en su lucha por la igualdad de derechos, condiciones y oportunidades en la sociedad, el campo de juego en el tema de finanzas para mujeres no es igual, tanto en lo que ganan como en la relación que tienen con el dinero.

La diferencia de sueldos entre el género masculino y femenino no es un secreto, en Hollywood se ha desatado una revolución al respecto y cada vez son más las denuncias por la brecha salarial entre el hombre y la mujer, incluso en la ocupación de los mismos cargos.

Por otro lado, aun muchas mujeres dependen enteramente del sueldo de sus esposos, por lo que la administración del dinero se limita a las necesidades básicas del hogar. Si bien se ha dicho que las mujeres son excelentes administradoras, también es cierto que en muchos casos alguien más se ocupa de sus finanzas. Esto es un problema sobre todo cuando ocurre un divorcio o la muerte física de la pareja, allí quedamos indefensas.

Continúa leyendo El talento de la mujer en la administración del hogar

Saber que estos problemas existen puede ayudar a las mujeres a defenderse, planificar y tomar una actitud más seria sobre sus finanzas personales desde temprana edad.

Lo que puedes hacer

Si estás sola y dependes de un solo ingreso, detente a analizar tus ingresos y gastos antes de salir a comprar los zapatos que viste en el centro comercial. Bien sabemos que, aunque las mujeres son magníficas administradoras del hogar, su debilidad por las compras (sobre todo en las mujeres solteras o sin hijos) está latente a la vuelta de una tienda.

Para que puedas resolver tus problemas financieros es importante que detectes cuáles son tus debilidades y en qué sueles gastar más dinero. Durante los próximos 15 días dedícate a hacer un registro de todos tus gastos, desde los gastos diarios hasta los gastos fijos mensuales que cubren tus necesidades básicas. También incluye los gastos en cosméticos, perfumes, cigarros y vino.

Una vez registrados detalladamente todos los gastos diarios y mensuales podrás identificar tus hábitos y patrones de consumo inconscientes; a partir de ahí es que puedes comenzar a hacer las primeras modificaciones en tu planificación financiera.

Ver Cómo llevar un control de gastos

Otro de los problemas de finanzas personales para mujeres es que tienden a preocuparse primero por las necesidades de los demás que por las propias -incluyendo las de dinero- poniéndose siempre al final de la lista.

Si a una mujer la pones a elegir entre ahorrar para su futuro o pagarle un campamento de inglés a su hijo, es seguro que escoja enviar a su hijo de campamento. En este tipo de decisiones financieras influye un sentimiento de culpa que las hace sentir “egoístas” por ahorrar para su propio futuro en vez de pagarles estudios a sus hijos. No debes sentirte culpable por pensar en tu futuro. No es que la educación de los hijos no sea importante, pero no depender de tus hijos en la vejez es menos egoísta.

En este sentido, cuando ya tengas claros tus gastos básicos del mes y hayas modificado tus hábitos de consumo, es hora de pensar en el ahorro y la inversión.

Es muy importante invertir para el futuro. Un grave problema en finanzas para mujeres es la falta de visión a futuro. Recuerda que no serás la misma en 20 o 30 años; tu fuerza de trabajo disminuirá, quizás aparezcan algunos problemas de salud y necesitarás haber pensado en eso ahorita.

La inversión más importante que puedes hacer es la compra de una vivienda. Con un techo propio asegurado, sin depender de los padres o el cónyuge, nos sentimos menos vulnerables.

Por otro lado está el ahorro. ¡Comienza a guardar dinero ahora! Lo recomendable es que las mujeres comiencen a construir sus ahorros a partir de los 20 años, de manera que sus fondos puedan ir creciendo si por ejemplo suspenden o dejan el trabajo para tener hijos en un futuro próximo.

Como hemos dicho en varias ocasiones (y esto aplica para ambos géneros) abre una cuenta de ahorros y destina al menos el 10% de tu sueldo a esta cuenta. Participa en programas de inversión, invierte en seguros de vida, del auto y salud para que no te sientas vulnerable. Comienza a trabajar en tu futuro ahora para poder enfrentar esas brechas con las que aun el género femenino tiene que lidiar.

Si tienes problemas financieros y estás ahogada en deudas que no puedes resolver, consulta a un experto. Ponte en contacto con nosotros y recibe asesoría gratis.

¡Y recuerda conectar con nosotros en Facebook para más consejos!