Conoce la diferencia entre totaleros y no totaleros

tarjetas de credito

¿Quieres dejar de tener deudas pero no quisieras dejar de usar tus tarjetas de crédito? Entonces debes convertirte en un totalero. Los clientes totaleros pueden seguir usando sus tarjetas sin que sean un dolor de cabeza, y es que pagar el saldo total cada mes puede ayudarte a sacar provecho del crédito para cumplir tus metas financieras en lugar de impedirlas.

Totaleros y no totaleros

Existen dos tipos de usuarios de tarjetas de crédito: totaleros y no totaleros. Estos usuarios están determinados por los hábitos o patrones de pago de sus tarjetas de crédito. Los totaleros son aquellos que liquidan sus saldos totales en la fecha de pago; mientras que los no totaleros son quienes se dedican a hacer los pagos mínimos.

La mejor manera de aprender cómo utilizar una tarjeta de crédito y mantener una relación sana con tu plástico –y con tus finanzas- es pagar el saldo total cada mes. Veamos algunas de las ventajas de ser un totalero y por qué debes convertirte en uno.

Beneficios de ser totalero

  • Utilizas tus tarjetas de crédito como un medio de pago, no de financiamiento ya que no pagas intereses sobre las compras.
  • Las tarjetas se convierten en una forma más cómoda de pagar, permitiendo domiciliar pagos de servicios sin tener que pagar más por ellos al no generar intereses.
  • Obtienes una buena puntuación de crédito y un historial positivo, por lo que es más fácil acceder a otros tipos de créditos más costosos, menor tasa de interés, mayores líneas de crédito, mejores beneficios y programas de recompensas que algunas entidades financieras tienen para los clientes totaleros.
  • Te permite tener un presupuesto más organizado y evitar grandes adeudos en tus tarjetas de crédito por la acumulación de intereses y cargos moratorios.

¿Cómo puedo ser un totalero?

Cuando ya tienes problemas para pagar tarjeta de crédito, motivarte y convertirte en un totalero puede llevarte un tiempo. La buena noticia es que puedes empezar a trabajar en tus hábitos de consumo para cambiar tu patrón de pago.

Haz un presupuesto

Lleva un registro mensual de tus gastos y trabaja con un presupuesto en el que incluyas un rubro fijo mensual para pagar la tarjeta de crédito.

Piensa antes de comprar

Antes de realizar un pago con tarjeta de crédito, piensa si podrás pagarlo al final del mes. También debes considerar el beneficio del producto para saber si realmente vale la pena.

Paga rápido y a tiempo

Si no puedes pagar el saldo total de tu tarjeta de crédito, liquidar tus compras a corto plazo en pagos pequeños y de forma puntual te ayudará a adquirir el hábito de los clientes totaleros.

Paga más del mínimo

Paga más del mínimo de tu tarjeta de crédito; puedes comenzar por el 15% más. (Ver más: 3 razones para pagar más del mínimo de tu tarjeta de crédito).

En conclusión, los totaleros tarjetas de crédito evitan pagos de intereses, adquieren beneficios, crean una buena reputación y pueden mantener sus finanzas sanas. Si no dejas de hacer sólo los pagos mínimos, es difícil que puedas salir del ciclo de deuda. Si quieres dejar de pagar el mínimo para finalmente estar libre de deudas y recuperar tu tranquilidad, te invitamos al Programa Respaldo.