¡Deja de gastar en 5 pasos!

CbzCaoSUMAElbPY

Rompe de una vez por todas los hábitos de compra que te conducen a la deuda.

Sí, todos los tenemos. Ya sabes, esos malos hábitos de consumo que hacen fracasar tu presupuesto cada mes.

Podría ser que te gustan los zapatos nuevos. Tal vez siempre quieres tener el último aparato electrónico. O quizás solo te enloquece ir de compras. Sea lo que sea, es probable que ya sepas que tienes un problema.

Si tienes unas finanzas saludables y constantemente recortas en otros gastos, llevas un presupuesto equilibrado, ahorras y no tienes deudas, es posible que puedas darte ciertos gustos que para ti son indispensables. Si este es el caso, has logrado identificar qué es importante para ti y lo hiciste posible por ser frugal en otras áreas, ¡bien por ti!

Siempre que tu presupuesto esté funcionando correctamente y se están cumpliendo todos tus objetivos, el gasto excesivo en esa categoría no es un problema para ti. Pero, ¿y si ese no es el caso? ¿Qué pasa si sólo deseas gastar $50 al mes en comida pero llegas a gastar $250 comiendo fuera?

Es posible que tengas malos hábitos de compra. Ya es hora de hacer frente al problema y luchar contra él hasta que lo tengas bajo control. Estos malos hábitos te están impidiendo ahorrar dinero y, peor aún, están causando la acumulación de deudas.

Empieza a trabajar en estos malos hábitos financieros hoy siguiendo estos pasos:

Toma sólo el efectivo que necesitas

Si tienes que ir de compras sólo lleva el dinero justo que necesitas. Si has presupuestado $100 pesos para la compra de comestibles, saca del cajero automático sólo esa cantidad y deja las tarjetas de crédito y débito en casa.

Con esto te verás obligado a comprar sólo con el dinero que tienes en la mano, y no tocar “un poco más” con las tarjetas. ¿A poco no has dicho “bueno, son sólo $20 pesos más” y vas y se lo cargas a tu tarjeta de crédito?

Identifica tus disparadores del gasto

¿Qué sentías la última vez que te saliste del presupuesto?, ¿qué estabas haciendo?, ¿estabas molesto, estabas aburrido? Identificar cómo te sientes en el momento que decides derrochar dinero en un producto en específico puede ayudarte a cambiar los hábitos. Al identificar el problema subyacente, puedes ser capaz de encontrar maneras de evitar ese gasto y sustituirlos por otra actividad.

Por ejemplo, si compras un refresco todos los días a las 2:00 de la tarde, anota qué haces a esa hora y cómo te sientes. Tal vez te quedaste sin nada que hacer, estabas aburrido y decidiste salir a “tomarte algo”. En vez de eso, busca en qué ocuparte a esa hora para evitar el gasto.

Visualizar las metas

Si te has propuesto una meta financiera u objetivo de ahorro, ponlo en un lugar visible donde puedas recordarlo cada día y mantenerte motivado. Verlo constantemente te recordará por qué debes dejar de gastar y sacrificar algunas cosas que te resultan difíciles. ¡La tentación de los malos hábitos de compra desaparecerá al instante!

Puedes pegar una lista de las cosas que te has propuesto en el refrigerador o cualquier lugar que veas a diario, o mejor aún, una fotografía. Si quieres comprarte un coche, imprime la foto del auto que te gusta y pégala en el refrigerador. ¡Motivación al instante!

Continúa leyendo La clave para que los propósitos financieros tengan éxito

Ve a la tienda con una lista

Cuando vas de compras sin una lista es muy fácil volverse loco y comprar de todo. Pueden pasar dos cosas, o compras algo que no necesitas, o algo que ya tienes en tu despensa. Vas al súper por una leche que se te acabó y llegas con un montón de uvas, refrescos y demás artículos que en realidad no necesitabas. O resulta que compraste algo y al llegar a casa descubriste que ya lo tenías.

Haz un inventario en casa con todo lo que ya tienes para asegurarte de no hacer compras duplicadas, y luego haz una lista de las cosas que realmente necesitas comprar. Si se te hace muy difícil apegarte al plan, manda a tu hijo o pareja de compras con la lista que hiciste.

Un buen consejo es tomar una foto del refrigerador o la despensa antes de ir a la tienda. Si cuando estás allá no estás seguro de algo, comprueba con la imagen.

Conoce tus debilidades

Cuando vas al centro comercial a reunirte con los amigos ¿terminas comprando unos zapatos, una chaqueta, un cono de helado o hasta una pintura de labios? ¡Santo cielo! Sólo ibas a ver a tus amigos y tus debilidades te jugaron una mala pasada.

Si tu debilidad es el centro comercial, evítalo a toda costa. Sólo tienes que saber qué te hace débil ante las tentaciones y mantenerte alejado.

¿Fácil no? Dejar de gastar no es tan difícil como piensas, pero debes ser disciplinado y tener fuerza de voluntad para no seguir cayendo en estos hábitos de consumo que destrozan tu presupuesto y sólo te sumergen en más y más deudas.

¿Los malos hábitos te han dejado deudas de tarjetas de crédito o tiendas departamentales que no puedes pagar? Desarrollamos un programa para que liquides tus deudas con hasta 80% de descuento. Conoce de qué trata el Programa Respaldo y cómo funciona.