Cuatro formas de pagar menos por los medicamentos

cuatro,formas,ahorro,medicina,medicamentos,salud,bienestar,enonomía,finanzas,buenas finanzas

En instancias de enfermedad, la situación familiar, económica y psicológica podría llegar tornarse verdaderamente difícil para cada uno de nosotros.

Una alternativa para ayudar a mejorar situaciones críticas como ésta, es conociendo la manera en la que podemos ahorrar al comprar nuestros medicamentos; ya que, en ocasiones, éstos pueden ser demasiado costosos y afectar cada uno de los aspectos previamente mencionados.

Cuando un medicamento es demasiado caro, puede que no contemos con los recursos suficientes para disponer de él, lo cual repercutirá negativamente en nuestra salud. O incluso, si pagamos mucho dinero por ciertos medicamentos, podríamos llegar a involucrarnos en deudas y afectar nuestra salud financiera. Esto sería terrible pues implicaría un inconveniente extra, como si un problema de salud no fuera suficiente de qué hacerse cargo.

Es por eso que, el día de hoy, les compartimos cuatro formas mediante las cuales podrán pagar menos por los medicamentos y favorecer su bienestar personal, familiar y financiero.

1. Investigar es ahorrar. Existen diversas farmacias donde se proporcionan medicamentos genéricos. Algunos de estos lugares, manejan métodos de pago que podrían facilitar e incluso disminuir el gasto total. Por ejemplo, Walmart, ofrece estos medicamentos con descuento por un suministro de tres meses (el gasto va alrededor de $150 pesos, es un aproximado). Pregunta a tu farmacéutico qué es lo que te conviene, pues en ocasiones será más económico pagar en efectivo que contar con un seguro. En otros casos, el seguro resultará más beneficioso (dependerá siempre del tipo de medicamento y de la cantidad a consumir).

2. Verifica, ¡existen mejores opciones! Antes de contratar o renovar un plan de seguros, es importante verificar que los medicamentos sean parte de la “lista de medicamentos cubiertos”, que, en pocas palabras, son aquellas medicinas que cubre el seguro al mismo precio que los medicamentos genéricos regulares. Pide ayuda a tu médico para que en tu receta incluya únicamente estos medicamentos, preferiblemente. Mantente al día con los medicamentos incluidos en dicha lista, ya que, frecuentemente, los planes de seguros pueden excluir o incluir medicamentos nuevos de acuerdo a sus conveniencias y posibilidades.

3. No pagues más por lo que no necesitas. Existen ciertos tipos de seguro médico que ofrecen el servicio de “recetar y distribuir”. En algunos casos, será un requisito que revises tu estado de salud con ellos, y que únicamente a ellos acudas para comprar tus medicamentos. Por lo general, estos servicios tienden a ser mucho más costosos que otros medios; por lo que no te recomendamos contratarlos. Revisa muy bien los precios que maneja cada aseguradora, y también presta atención a los costos en lo que concierne a recetas y envío de medicamentos; pues esto podría ahorrarte una cantidad importante de capital. OJO: Siempre debes de contar con un doctor o farmacéutico de confianza que tenga un historial de las recetas y medicamentos que has recibido, así podrás protegerte de interacciones que pongan tu salud en riesgo.

4. Abiertamente, habla con tu médico. ¿Tu médico te ha recetado únicamente los remedios que más afectan a tu cartera? Consumer Reports Best Buy llevó a cabo una encuesta, en la cual se descubrió que tan solo el 5% de los pacientes conocen el precio del medicamento al salir del consultorio. El 61% de ellos conocen el precio hasta el momento en el que compran los medicamentos en la farmacia.

Más de la mitad expresó que es incómodo para ellos discutir acerca del costo con su médico. Que éste no sea tu caso. Platica con tu médico, pídele ayuda para encontrar el medicamento más confiable y económico que esté a tu alcance. No tengas miedo de buscar alternativas menos costosas. No significa que seas tacaño, sino que eres consciente de que tu salud financiera también es importante para que te sea posible mantener el equilibrio en todos los ámbitos de tu vida. Es importante evitar el estrés que ocasiona el gastar dinero de más, en algo que tal vez, tenga una alternativa más favorable para ti y para tu familia.

Siempre existirán alternativas para gastar menos dinero en medicamentos y en remedios para curar las enfermedades que pudieran llegar a sufrir tú o tus seres queridos.

No des por sentado que una pequeña cantidad de dinero ahorrado resultará insignificante para tu alcancía; cuando podría marcar una diferencia notable en el rumbo de tu vida financiera.

Cuando decidas optar por estas alternativas más económicas y de calidad, estarás apostando por el bienestar de ti y de tus allegados.

La salud es lo más importante, y por ello no debes de olvidar que la estabilidad financiera también puede afectar tu rendimiento y debilitar tus defensas; ocasionando enfermedades y problemas que después se volverán aún peores.

¡Investiga, verifica, alza la voz, y pon mucha atención! Si sigues estos consejos, podrás ahorrar mucho dinero, evitar un sinfín de preocupaciones extras, y enfocarte en tu pronta y plena recuperación.

 

 

Etiquetas:
,