¿Cuánto dinero necesito en mi fondo de emergencia?

fondo de emergencia

Un fondo de emergencia adecuado te asegurará contra los eventos inesperados de la vida. ¿Pero cuánto es suficiente para estar protegidos?

Uno de los fundamentos más básicos e importantes de un plan financiero sólido es tener un fondo de emergencia. Este fondo de ahorro es la protección contra eventos inesperados de la vida, ya sea una pérdida de empleo, enfermedad, reparación de la casa, o cualquier otro evento que restringe los recursos en efectivo.

Tu fondo de emergencia debe ser en activos líquidos o dinero en efectivo, y debe estar disponible en un lugar donde tengas acceso inmediato en caso de emergencia. Por esta razón muchas personas optan por mantenerlo en una cuenta bancaria regular o en una cuenta del mercado monetario.

Un fondo de emergencia adecuado tiene mucho que ver con las circunstancias personales, pero como norma general se recomienda tener suficiente para cubrir de tres meses a un año de gastos, dependiendo de tu situación particular.

Un fondo para emergencias debe ser capaz de cubrir tres meses de gastos fijos y variables si:

  • Una persona es soltera y tiene una fuente adicional y confiable de ingresos.
  • Una persona está casada y ambos cónyuges tienen ingresos sustantivos y confiables.
  • Una persona es casada y un cónyuge tiene una fuente de ingresos adicional y confiable que no sea la compensación ganada de un cónyuge.

Un fondo de emergencia debe ser capaz de cubrir seis meses de gastos fijos y variables si:

  • Una persona es soltera y no tiene una fuente adicional y confiable de ingresos que no sea la compensación ganada.
  • Una persona está casada y no tiene una fuente de ingresos adicional y confiable que no sea la compensación ganada de un cónyuge.

Una vez que haya determinado cuántos meses de gastos necesitas ahorrar, es hora de calcular la cantidad real. El primer paso es calcular tus gastos anuales. Este número no incluirá gastos discrecionales como membresías de gimnasio o restaurantes. Las siguientes son algunos ejemplos de categorías de gastos anuales no discrecionales:

  • Vivienda: Tu fondo de emergencia debe incluir ahorros para gastos de vivienda tales como alquiler o hipoteca, impuestos a la propiedad, seguro y servicios públicos.
  • Gastos personales de vida: Esto puede incluir desde suministros del hogar hasta alimentos.
  • Impuestos: Tus impuestos no desaparecerán si tienes una situación de emergencia o no.
  • Salud: Asegúrate de tener en cuenta el costo mensual del seguro médico y dental, así como de otros gastos fijos de atención médica.
  • Deudas: Los pagos mensuales de tarjetas de crédito y otras deudas deben tenerse en cuenta para un fondo de ahorro para emergencias con el fin de proteger tu puntaje de crédito.
  • Mientras que la determinación de los gastos anuales puede ser algo subjetiva, deberás llegar a un número tan exacto como sea posible.

Una vez que hayas sumado tus gastos anuales, deberás dividir este número por doce, lo que te dará la cantidad de dinero necesario para satisfacer tus gastos mensuales por un año.

Ahora que has determinado cuánto necesitas por mes para construir tu fondo de emergencia, vuelva a las pautas originales para ver si caes en la categoría de tres meses o en la categoría de seis meses. A continuación, multiplica ese monto mensual por tres o por seis según sea el caso.

Por ejemplo, si tus gastos anuales suman $30.000, dividido por doce te da un promedio mensual de $2.500. Si tu fondo de emergencia necesita tres meses de gastos ahorrados, necesitarás $7.500. Si tu fondo necesita seis meses de gastos ahorrados, necesitarás $15.000

También te puede interesar: ¿Cuándo usar mi fondo de emergencias?

Recuerda, ¡tu fondo de emergencia es para emergencias solamente! Un nuevo par de zapatos no es una emergencia. Este fondo sirve como un seguro para mantener tu cabeza por encima del agua en caso de que te enfrentes a un evento que tiene un gran impacto en ti y tu familia. Si estás atravesando por una situación difícil económicamente y tienes sobrendeudamiento en tus tarjetas de crédito, con el Programa Respaldo podemos ayudarte a recuperar tu tranquilidad y la de tu familia. Ingresa al Programa Respaldo aquí.