Cómo construir unas finanzas saludables a partir de 3 importantes cambios internos

Finanzas saludables

Tus hábitos financieros y comportamientos son diseñados por las experiencias de tu pasado y tu presente. De la misma manera, tu futuro financiero está determinado por éstos y lo construimos cada día. En este sentido, el estado actual de tus finanzas -bueno o no tan bueno- probablemente tiene menos que ver con tus ingresos y gastos que con tu modelo interno, tanto emocional como mental.

Es posible que tengas la suerte de haber diseñado un plano que coincide con la casa financiera que estás tratando de construir. Si es así, es probable que estés trabajando en base a un buen plan y sintiendo que vas muy bien al respecto, incluso si aún no has alcanzado todos tus objetivos. Pero si sientes que estás estancado, estresado o preocupado en torno al dinero y las deudas, puedes estar trabajando a partir de un modelo que no es compatible con tus aspiraciones y necesidades.

Afortunadamente el plano de nuestra vida financiera se puede cambiar. Hay tres pasos importantes que debes seguir para cambiar tu modelo interno y así construir unas finanzas saludables en pro de un mejor futuro.

Paso 1. Hazte consciente de tus pensamientos, sentimientos y lenguaje

Sé consciente de tu forma de hablar y pensar sobre el dinero, esto incluye tanto tus conversaciones internas como externas. ¿Hay una gran cantidad de negatividad? ¿A diario repites frases como “Nunca tengo dinero”, “nunca voy a terminar de pagar mis deudas” o “yo trato pero nunca puedo ahorrar”? Te sorprendería el poder que ejercen el lenguaje y el pensamiento en torno al dinero para construir unas finanzas sanas.

Empieza cambiando tus formas de pensar sobre el dinero leyendo:

Paso 2. Mira hacia el pasado que creó tu modelo actual.  

A continuación escribe un historial de hábitos y conductas de tu familia en torno al dinero. Ve lo más atrás que puedas y reflexiona al respecto. (Este ejercicio está diseñado para crear conciencia, no para hacer sentir mal o culpar a nadie).

¿Qué historia tienes que contar? ¿Es una historia afortunada, feliz, trágica o triste? El dinero puede hacernos sentir envidia, orgullo, codicia, tranquilidad; también nos puede hacer sentir estresados, preocupados, liberados, aliviados o deprimidos. ¿Ves la raíz de esos sentimientos en tu historia familiar?

Paso 3. Mira quién eres ahora.

¿Cuáles son tus valores? ¿Sientes que mereces el éxito y la riqueza? ¿Cuáles son tus hábitos y conductas actuales en torno al dinero? ¿Cómo manejas tus finanzas? ¿Son hoy en día tus finanzas personales sanas?

Detente a evaluar dónde están tus objetivos y si tienes conflicto con el plano emocional inconsciente que descubriste en el paso anterior. Afortunadamente, ese modelo ya no está inconsciente y puedes cambiar.

Estos tres pasos te ayudarán a detectar algunos problemas que no te dejan avanzar económicamente. Como mencionamos al principio, muchas veces una situación financiera determinada tiene más que ver con los pensamientos y sentimientos acerca del dinero, que con el dinero en sí.

Construimos nuestro futuro financiero cada día. Si no estás satisfecho con tu estado actual, crea un nuevo modelo que te inspire y te dé el poder de avanzar en la construcción de unas finanzas saludables que aseguren tu futuro y el de tu familia.

Si necesitas ayuda para recuperar tu tranquilidad y estabilidad económica, en Respaldo a Tu Deuda podemos ayudarte. Recibe asesoría legal y financiera gratis aquí.