Conoce 10 consejos para ahorrar en tiempos de crisis

ahorro, descuentos, crisis, compartir, gastos, reciclaje, comidas, descuentos, ahorrar

“Crisis” es, según el diccionario de la Real Academia Española, una situación grave y decisiva que pone en peligro el desarrollo de un asunto o proceso y, de entre todos los tipos de crisis, resaltan por su complejidad las crisis económicas.

La gravedad de las crisis económicas recae en el hecho de que pueden afectar a países enteros, alterando las vidas de todos sus ciudadanos sin excepción, pues tienen un efecto importante sobre la industria, el comercio, la sociedad, la política y otras oportunidades de desarrollo.

En torno a las crisis económicas se suelen relacionar un sinfín de palabras negativas como endeudamiento, desempleo, inestabilidad, pérdidas, inflación y muchas más que diariamente escuchamos en los noticieros, cultivando una preocupación constante sobre el futuro que nos depara.

Sin embargo, como se recomienda ante cualquier tipo de amenaza, la mejor defensa es la ofensa, lo que aquí significa dejar de resignarse a sufrir el embate de las crisis económicas para comenzar a actuar con un plan de acción que te prevenga ante el embate de la adversidad, mantenga tu calidad de vida y permita un desarrollo a futuro.

En este tipo de plan de acción, el ahorro se convierte en una pieza central y, por eso, hoy te explicaremos cómo ahorrar en tiempos de crisis, siguiendo los siguientes consejos de consumo y compra presentes en nuestra vida diaria.

1. Planificar la comida de la semana

Cada fin de semana dedica un tiempo a planificar qué es lo que llevarás de “lonche” a tu trabajo cada día de la semana. Al hacerlo no sólo ahorrarás dinero, sino que puedes asegurarte de consumir opciones sanas de acuerdo a tu gusto.

2. Comenzar a reciclar lo que compramos

Antes de deshacerte de esa botella de vidrio en que venía tu jugo o los contenedores de metal que son envase de muchos productos, investiga en internet algunas ideas creativas que te sirvan para darles una segunda vida y un segundo uso más eficiente.

3. Consumir marcas genéricas

Uno de los mitos más comunes en nuestros hábitos de consumo es el subestimar la calidad de las marcas propias de los supermercados, las cuales por un precio menor pueden darte una calidad igual o superior a las marcas más famosas. ¡Dales una oportunidad!

4. Reflexionar sobre los servicios que contratamos

¿De verdad necesitas esa membresía al club deportivo donde tus amigas se ven cada semana? o ¿seguro que necesitas todos los GBs de tu plan de datos? Realiza una lista de los servicios que no son necesarios y deja de gastar en ellos.

5. Las comidas congeladas y procesadas son un gran NO

Generalmente, las comidas procesadas y congeladas tienen un costo mayor a comprar sus ingredientes por separado, agregan una gran cantidad de sodio y compuestos químicos dañinos y suelen venir en empaques que afectan al medio ambiente. ¿Necesitas una razón más para dejar de comprarlos?

6. Comprar presentaciones grandes o a granel

Por otro lado, una buena recomendación es la de comprar artículos de necesidad diaria del hogar en grandes presentaciones pues suelen darte más por menos precio; en cuanto a los alimentos busca opciones a granel para sólo comprar lo que de verdad necesitas.

7. Prestar atención (y observación) a rebajas y descuentos

Analiza qué tan ciertos son los descuentos y “regalos” que te dan las tiendas por consumir ciertos productos o cantidades de los mismos. Lleva una bitácora de los mismos y estudia su evolución a lo largo del tiempo.

8. Aprendizaje gratuito: ¡es algo que debes hacer!

Mantenerte actualizado con las competencias y conocimientos que te mejorarán como profesionista es algo que no puedes dejar de hacer incluso en tiempos de crisis por lo que puedes apoyarte en colegas para encontrar recursos educativos gratuitos o de bajo costo, los cuales puede absorber tu empresa.

9. Escanear tu casa para encontrar lo que ya no ocupas

Realiza una limpieza general en tu hogar para identificar aquellos trastos, muebles y artículos que aparentemente ya no tienen uso para ti. De esta forma puedes optar por dos vías de acciones: ver cómo puedes reciclarlos o venderlos en un bazar.

10. Comparte ciertos gastos

Un consejo que hemos compartido contigo en ocasiones anteriores es el de armar equipo con tu familia, vecinos o compañeros de trabajo para compartir gastos fuertes y básicos como son el transporte, servicios de telecomunicaciones, streaming o hasta hospedaje en casos de viajes.

El mejor momento para comenzar a prepararte ante las crisis económicas es justo ahora, especialmente si te encuentras con la estabilidad económica necesaria para iniciar a clasificar tus ingresos y egresos, armar un fondo de emergencias y consolidar una cultura del ahorro en toda tu familia.

Si la deuda se ha convertido en un impedimento para lograr dicha estabilidad económica, te recomendamos mucho el comenzar con un plan para liquidarla en el menor tiempo posible, lo cual es un punto en el que los especialistas de Respaldo a tu Deuda te apoyarán con mucho gusto, brindándote opciones para una negociación de deuda que resulte como todo un éxito.

¡Contáctanos para conocer más sobre estas soluciones!

 

Etiquetas: