Cómo llevar un control de gastos

calculator-178127_1280

Llevar un control de gastos es clave para establecer límites en nuestras finanzas, te decimos cómo hacerlo.

La mejor manera de conocer tu situación financiera actual es realizando un exhaustivo control de gastos. Conocer en qué estás gastando tu dinero a través del registro de todos tus gastos te permite, por un lado, considerar la importancia y necesidad de los gastos que estás haciendo, y por otro lado, identificar los que podemos reducir o descartar para mejorar nuestras finanzas.

Si bien hemos hablado acerca del presupuesto familiar, ningún presupuesto está completo sin hacer previamente un seguimiento y registro de gastos. Intenta tener todos tus gastos debidamente registrados días antes de comenzar cada mes, de esta forma podrás realizar las modificaciones o actualizaciones en tu presupuesto.

Continúa leyendo 5 grandes beneficios de dar seguimiento a tus gastos

Para llevar un adecuado control de tus gastos es importante que registres los consumos diarios y guardes todos los recibos, así como reunir los estados de cuenta para seguir y comparar los cargos que se realizan. Puedes utilizar una aplicación online o bien un archivo de Excel para llevar el registro. Recuerda que el control de gastos diarios debe ser un documento a parte del presupuesto mensual.

Ver Ordena tus cuentas con estas 5 aplicaciones para finanzas personales

Luego debes identificar todos los pagos que sabes que tienes mensualmente y asignarles unas categorías de gasto en tu cuadro de control. Estas categorías son:

Gastos fijos

Estos son los gastos que permanecen sin cambios mes a mes, como el alquiler, seguro, la mensualidad del colegio, servicio de televisión e internet, renta del celular, etc. En general, el monto de estos gastos no se ve afectado a menos que hagas un cambio en tu vida, como cambiar de vivienda, cambiar el plan de un servicio o por algún ajuste económico.

Gastos variables

Son aquellos gastos mensuales que sí sufren modificaciones cada mes, como la factura del teléfono fijo, el gas o la luz; el mercado semanal o mensual, etc. En este caso, cambiando los hábitos es posible reducir la factura.

Gastos no contemplados

Esta partida en nuestro control de gastos personales representa aquellos gastos diarios que no tenemos previstos en nuestro plan de gastos.

Una vez que tengas las 3 categorías en tu control, será más fácil detectar los gastos necesarios e identificar aquellos que no lo son. Esta estrategia te ayuda a priorizar tus necesidades y ver exactamente a dónde se está yendo tu dinero.

Los gastos fijos deben ser aquellos pagos básicos que necesitamos para subsistir: servicios, educación, vivienda, coche. Los variables generalmente son servicios públicos, también necesarios. Pero los no contemplados deben ser mínimos. Estos suelen ser gastos hormiga que pueden acumular cantidades significativas al final del mes sin darnos cuenta, como el café que compramos por las mañanas en la oficina o el agua embotellada que compramos en la calle.

Este tipo de gastos son difíciles de reconocer, generalmente pensamos que son gastos insignificantes que no afectan en nada nuestro presupuesto, pero una vez que empieces a registrar todos tus gastos diarios, te darás cuenta que suman un importante dinero que pudiste ahorrar o utilizar para pagar tus cuentas.

Recomendaciones

  • Lleva un control de gastos en Excel o descarga una aplicación de finanzas personales.
  • Realiza el registro diaria, semanal o mensualmente. Eso depende de tu tiempo y preferencia, pero si lo dejas para el final del mes tendrás más trabajo, por lo que tendrás que dedicarle más tiempo.
  • Guarda los recibos de cada compra y regístralos en el documento según la categoría a la que pertenezca.
  • Reúne tus estados financieros para usarlos como referencia y compararlos con los recibos.
  • Suma mensualmente cada partida de gastos, luego calcula el total de tus gastos y analiza tus hábitos de consumo.
  • Verifica en tu presupuesto que el total de gastos no exceda el total de tus ingresos.

El control de gastos de la mano con tu presupuesto mensual son las herramientas que te permitirán evaluar y equilibrar tus finanzas. Te permite detectar cualquier problema financiero y poder corregirlo a tiempo haciendo algunos ajustes y reducciones. Una vez que tienes los gastos bajo control, puedes empezar a diseñar planes financieros importantes para el futuro.

Para más consejos sobre cómo mejorar tus finanzas personales visita nuestra página de Facebook: Respaldo a Tu Deuda y mantente informado leyendo más artículos en el blog. ¡Gracias por leernos!