Adicción a las compras: ¿Por qué sentimos culpa después de comprar?

adicción a las compras

Hay un remordimiento que muchos sentimos después de hacer una compra, como sintiendo que acabamos de cometer un grave error. Jackie Lam, fundadora del blog de vida frugal Cheapsters.org se llama a sí misma una gran fan de tomarse el tiempo antes tomar una decisión de compra, aunque reconoce sentir la punzada ocasional del remordimiento de compra. Lam dice que este sentimiento podría ser inevitable, pues hay una ciencia detrás de él.

Según el profesor de Psicología y Marketing de la Universidad de Texas, Art Markman, el sistema motivacional de evitación (avoidance motivational system) es la herramienta que ayuda a los compradores compulsivos a evitar consecuencias negativas tales como la acumulación de grandes deudas de tarjetas de crédito. Cuando dices que has visto una computadora que realmente te ha gustado, tu sistema motivacional de evitación podría entrar en juego e impedir hacer esa compra si se traduciría en una carga enorme en tu factura de tarjeta de crédito que no puedes pagar.

Sin embargo, Markman dijo que hay momentos en que el sistema motivacional de evitación se siente abrumado por un segundo sistema de motivación, el sistema de enfoque. Este sistema te anima a conseguir lo que piensas que te hará feliz en un momento determinado.

Cuando estás de compras, el sistema motivacional de enfoque neutralizará el sistema de evitación, provocando que realices compras compulsivas que no necesitas y que tal vez no tienen sentido financiero. Entonces, cuando llegues a casa con ese nuevo ordenador portátil o un televisor de pantalla plana, comenzarás a sentir esa culpa después de comprar por haber gastado tu dinero. Eso es porque el sistema motivacional de enfoque pierde su poder después de haber hecho una compra, dejando que la evasión saque al sistema motivacional de nuevo, más fuerte que nunca. Esto conduce a esa horrible sensación de remordimiento de compra luego de experimentar una breve satisfacción.

Investigaciones de la Universidad de Brunel en el Reino Unido dicen que las compras se asocian con una mayor actividad en la corteza pre frontal izquierda, una parte del cerebro que está relacionada con el pensamiento positivo y el placer. El informe encontró que los niveles de dopamina pueden aumentar de manera significativa, incluso si sólo estás parado en la vitrina sin intención de comprar nada.

¿Cómo evitar el remordimiento de compra?

La mejor manera de evitar el sentimiento de culpa es entender esta ciencia y tomar las medidas necesarias para vencer la adicción a las compras. Esto significa hacer una lista de tus prioridades de gasto y apegarse a ella, incluso cuando tu cerebro te está diciendo que te compres ese traje nuevo.

Por ejemplo, puedes decidir que tu prioridad es gastar en tu casa, lo segundo es gastar en la comida para la semana y tercero para los útiles escolares o ropa que puedan necesitar tus hijos. Al mantener estas prioridades en la parte superior de tu lista de gastos –y en la mente- aumentarás las probabilidades de resistir esas ganas de derrochar en artículos que podrían reventar tu presupuesto.

Ver Cómo vencer la adicción a las compras        

Otra forma de evitar el sentimiento de culpa es la dieta del “all cash”, que consiste en llevar en efectivo la cantidad de dinero que has presupuestado para toda la semana, dejando tu tarjeta de crédito en casa. De esta manera, incluso si los químicos de tu cerebro están diciendo que compres algo, el dinero en tu bolsillo no te dejará hacerlo.

La adicción a las compras puede dejar más de una compra lamentable y un gran sentimiento de culpa, pero también puede conducir a una espiral de deuda por comprar sin tener en cuenta las consecuencias futuras.

¡Descarga gratis ahora! Guía Práctica: Aprende a Usar tus Tarjetas de Crédito