9 Trucos para romper los malos hábitos de consumo

habitos de consumo

Todos los tenemos. Ya sabes, esos malos hábitos de consumo que rompen tu presupuesto sobre una base mensual. Podría ser que te gusta ir de compras por zapatos, o tal vez siempre quieres tener el aparato electrónico más actualizado. Sea lo que sea, es posible que ya te hayas dado cuenta que es un problema. Si has sacado cuentas, es probable que finalmente llegues a ver las cifras asociadas al gasto excesivo.

Esto significa que tienes malos hábitos de gasto y es hora de hacer frente al problema y luchar contra él hasta que lo consigas tener bajo control. Esto no sólo te está impidiendo ahorrar dinero, peor aún, está causando la acumulación deuda.

Empieza a hacer cambios en los hábitos de consumo mediante el uso de estos trucos:

Tomar sólo el efectivo que necesitas

Si tienes que salir al centro comercial o al supermercado para ir de compras, sólo lleva el dinero que necesitas. Establece un presupuesto, ve a un cajero automático y retira el monto exacto en efectivo. Deja tus tarjetas de débito y crédito en casa, y te verás obligado a trabajar sólo con el dinero que tienes en la mano en vez de excederte pasando la diferencia con tu tarjeta de crédito.

Conoce tus disparadores del gasto

¿Cómo te sentiste la última vez que excediste tu presupuesto? ¿Estabas molesto por algo?, ¿estabas aburrido? Identifica cómo te sientes cuando derrochas en un artículo específico. Por ejemplo, si compras un refresco todos los días a las 2:00 pm, anota cómo te sentías en ese momento. Tal vez estabas aburrido, tal vez no tenías nada que hacer en la oficina. Al identificar el problema subyacente, puedes ser capaz de encontrar maneras de evitar estos hábitos de compra.

Visualizar el premio

Ya hemos hablado sobre las ventajas de establecer metas financieras. Ahora que las tienes, ponlas en un lugar visible donde puedas mirarlas cada día. Esto constantemente te recordará por qué debes reducir los gastos o sacrificar algunas cosas. Si una lista no es suficiente para ti, añade una foto de algo que estás tratando de lograr. ¿Quieres comprar una casa? Imprime una foto de una que te guste y pégala en el refrigerador.

Salir y volver

Si estás buscando hacer una compra, oblígate a pensar en ello. Cuando veas un artículo que deseas, regresa a casa y tómate una semana antes de comprarlo. Esto te dará tiempo para pensar si realmente lo necesitas y si realmente puedes sopesar los costos de la compra. Este ensayo te ayuda a saber si se trata de algo que puedes encajar en tu presupuesto después de considerar la compra, evitando hacer compras compulsivas e impulsivas.

Ver ¿Cómo detener las compras compulsivas con tarjeta de crédito?

Ir a la tienda con una lista

¿Qué pasa cuando vas a la tienda de comestibles por una leche? Seguro que sales con un pollo asado, macarrones con queso y varios otros artículos. Cuando vas de compras sin una lista es muy fácil volverse loco; para evitar estos malos hábitos de consumo escribe una lista de las cosas que necesitas y adhiérete a ella al hacer las compras. ¿Tienes problemas cumpliendo una lista? Encuentra a alguien que pueda hacerlo. Envía a alguien que pueda seguir instrucciones con gran detalle como tu cónyuge o hijos adolescentes.

Conocer tus debilidades

Cuando vas al centro comercial, ¿siempre terminas gastando un montón de dinero? Tal vez compraste unos zapatos, una chaqueta, un cono de helado y terminaste en el salón. ¡Santo cielo! Sólo fuiste allí para para reunirte con un amigo de la universidad. Si tu debilidad es el centro comercial, evita ir a toda costa. Sólo tienes que saber lo que te hace débil y mantenerte alejado.

informar a tu familia y amigos

Si estás tratando de evitar tus debilidades, dejarle saber a la familia y amigos es una buena idea. Si estás tratando de evitar el centro comercial y tus amigos quieren ir allí todo el tiempo hace las cosas difíciles, más aún si estás viendo que ellos gastan dinero. Tener una conversación rápida con ellos acerca de tu problema no es gran cosa. Si son realmente tus amigos van a entender y apoyar tu decisión.

Hacer un inventario de lo que tienes

¿Alguna vez has ido a la tienda de comestibles a comprar algo y luego descubres que ya lo tenías en la despensa? Sí, sucede. Haz un inventario de los artículos que tienes en casa para asegurarte de que no estás duplicando las compras. Esto se puede hacer con casi cualquier cosa, incluyendo la ropa. Un buen consejo es tomar una foto del contenido de tu refrigerador y despensa antes de ir a la tienda.

Tomar pasos de bebé

No se van a lograr cambios en los hábitos de consumo de la noche a la mañana. Del mismo modo que ha tomado varios meses o incluso años para crear los hábitos, va a tomar un poco de tiempo romperlos. Pero no dejes que eso te desanime, incluso un ligero cambio en tus hábitos puede tener un efecto duradero. Si intentas cortar demasiado, es posible que termines de nuevo en el punto de partida, o incluso peor.

¿Tus malos hábitos de consumo te han hecho acumular un montón de deuda en tus tarjetas de crédito? Ingresa al Programa Respaldo ahora.