7 Errores en la reducción de la deuda y cómo arreglarlos

reducción de la deuda

Todo el mundo sabe que es una buena idea reducir deuda para aligerar un poco la carga. Con menos deuda es posible ahorrar dinero y reducir el riesgo de catástrofe financiera si tu ingreso se interrumpe y no pudieras hacer los pagos. Además, con el dinero que destinas al pago de deudas puedes financiar inversiones y crear riqueza.

Algunas personas tienen mucho más éxito en la reducción de la deuda que otras. ¿Qué errores clave son los que les impiden que paguen sus deudas?

Cuentas de alto interés

Es difícil pagar una deuda cuando la tasa de interés es alta. El exceso de tu pago se va en los cargos por intereses y vas a pagar muy poco de la deuda en realidad. Realiza una transferencia de saldos para mover la deuda de una tarjeta de crédito de interés alto hacia la que tenga la tasa de interés más baja, esto te permite pagar el saldo más rápido y cancelar deuda antes.

Ver Todo lo que debes saber acerca de la transferencia de saldos

Flujo de caja negativo

Si tus gastos son mayores que tus ingresos, entonces no vas a salir de la deuda nunca. De hecho, el flujo de caja negativo puede ser la razón de haber acumulado deuda en primer lugar. Sólo hay dos maneras de corregir esto: reducir tus gastos o aumentar tus ingresos (o ambos).

Ver 5 Formas de saber si gastas más de lo que ganas

Una mala estrategia de pago

Si bien pagar las deudas más pequeñas primero puede ayudarte a mantenerte motivado y constante en tus pagos, esta estrategia de pago de deudas llamada “bola de nieve” no es la más rápida y puede seguir acumulando intereses en las otras deudas. Para salir de la deuda más rápido y gastar menos dinero comienza con el pago de la deuda de interés más alto. Conoce las ventajas y desventajas de estos 2 métodos efectivos para pagar tu deuda de tarjeta de crédito y escoge el que mejor te funcione.

La adición de más de deuda

Si estás trabajando en la eliminación de la deuda, obviamente seguir añadiendo deuda no va a ayudar. Una de las razones por las que esto está sucediendo es porque se presentan gastos inesperados sin contar con un fondo de emergencia y se han dirigido todos los fondos disponibles para el pago de deudas. También puede ocurrir porque sigues utilizando tus tarjetas de crédito para cubrir tus gastos.

Para dejar de aumentar tu deuda evita asumir nuevos gastos que no sean esenciales al menos hasta después de haber pagado las deudas, y mantén algo de dinero en un fondo de emergencia para evitar el uso de las tarjetas de crédito.

Ver ¿Por qué no debes usar la tarjeta de crédito en caso de emergencia?

No hacer seguimiento

La retroalimentación es esencial para detectar los problemas a tiempo y encontrar áreas de mejora para obtener buenos resultados en el futuro. Si no se comprueba la deuda total sobre una base regular para supervisar nuestro progreso, es posible que no avancemos en absoluto. De hecho, tu deuda podría ser cada vez mayor y no lo sabrías.

Para controlar tu deuda total es necesario realizar un seguimiento de qué tan bien está funcionando tu plan de pago de la deuda. Suma tu deuda total cada mes y supervisa tu progreso en la reducción de la deuda.

Ver Consejos para tener bajo control las deudas de tarjetas de crédito

Pasar por alto gastos irregulares

Tener bajo control los pagos de las facturas mensuales de rutina puede ser fácil de manejar ya que sabes qué esperar, pero es fácil pasar por alto los gastos ocasionales que no siguen un programa de facturación mensual regular. Por ejemplo el presupuesto para las vacaciones, las facturas del veterinario y los impuestos anuales son algunos gastos ocasionales que pueden darnos problemas para reducir deuda.

Si estos gastos te hacen recurrir a tu tarjeta de crédito cada vez, es hora incluirlos en tu presupuesto para ahorrar dinero que te permita planificar con tiempo y poder cubrir las vacaciones, el cuidado de las mascotas y los gastos médicos.

Ver 10 Gastos que seguramente olvidaste incluir en tu presupuesto

Demorar el inicio de la reducción de deuda

La reducción de la deuda es una de las cosas que postergamos tanto como la dieta. Para mucha gente “el próximo mes” es siempre el mejor momento para comenzar.

La eliminación de deudas es un trabajo duro; requiere esfuerzo, disciplina y autocontrol. Hay que realizar un seguimiento constante y controlar el gasto, y es probable que tengas que sacrificar comprar lo que deseas con el fin de pagar las deudas en su lugar. Aunque puede ser tentador pasar la tarjeta de crédito y esperar al próximo mes para comenzar a pagar, el retraso de un mes no proporciona ninguna ventaja, por el contrario tu deuda seguirá creciendo hasta que tomes medidas para cambiar las cosas.

Cuanto antes empieces, más pronto estarás libre de deudas. ¡No esperes más, ingresa al Programa Respaldo ahora!