7 aspectos a considerar antes de rentar un departamento

Una de las decisiones más importantes que puedes tomar, es el lugar en el que vas a vivir, pues generalmente, éste será uno de los lugares donde pasarás más tiempo.

renta,aspectos,tips,consejos,departamento,hogar,vivienda

Por lo tanto, es una decisión que debe ser tomada muy cuidadosamente, y para ello, deberás informarte muy bien de una serie de aspectos antes de dar el “sí” definitivo a un departamento.

A continuación, compartiremos contigo las cosas que deberías evaluar antes de elegir el departamento en el que te gustaría vivir:

Temporada adecuada por zona

Esto es importante, porque si planeas vivir cerca de una universidad, las viviendas aledañas subirán de precio al inicio de cada temporada de inicio de cursos (generalmente, alrededor de julio, agosto y enero). Por ello, busca alquilar en temporada baja de acuerdo a la zona en la que deseas vivir, es decir, cuando la demanda no sea tan alta.

Ubicación

Esto es muy importante, revisa: ¿muy cerca de tu casa, hay sitios nocturnos? ¿Terrenos que se presten a festivales y eventos masivos? ¿Estadios? Todos estos lugares podrían llegar a ser una molestia, y no sólo al momento de dormir. Será difícil circular en automóvil cuando haya eventos, además de que será imposible encontrar un buen lugar de estacionamiento, o, aún peor; tu cochera será bloqueada por el automóvil de algún desconocido con frecuencia.

Claro, siempre puedes llamar a una grúa, pero es mejor evitarte este tipo de inconvenientes. Te recomendamos buscar un departamento en una zona tranquila, evitando eventos masivos en la medida de lo posible.

¡Ojo!: Buscar referencias e imágenes de la zona en internet no es suficiente. Visítala tú mismo, convéncete de que es un lugar donde te gustaría vivir. Conoce a tus potenciales vecinos, pregunta su opinión acerca del edificio, del arrendador, y de los alrededores. Ellos podrán aconsejarte mejor que nadie.

Comparar y negociar precios

En ocasiones encontrarás departamentos increíbles por precios muy bajos, o algunos muy austeros con precios altísimos. Esto depende, generalmente, de la zona en la que se ubica. A veces, simplemente es una condición del dueño.

Si el precio te parece muy alto, intenta negociarlo con los dueños. Probablemente prefieran bajar su tarifa antes que perder a un buen cliente.

Lee y comprende tu contrato

Pon mucha atención a cada detalle, para corroborar que todo es lo que parece, y que cada término se ajusta a tus recursos y necesidades. Sobre todo, pon atención en las especificaciones relacionadas con el tiempo de vigencia del contrato, las cuotas extras además de la renta, o multas por romper el contrato, entre otras cosas.

 Contrata un seguro

Un seguro para ti como inquilino podría salvarte de situaciones extrañas y desagradables. En caso de robo, incendio, u otra circunstancia imprevista que dañe tus pertenencias, podrás recuperar el valor equivalente a la pérdida (o por lo menos una parte).

Conoce y defiende tus derechos

No sólo el arrendador tiene derechos sobre la propiedad; sino que también tú tienes derechos como inquilino. Por ejemplo, si el dueño vende la propiedad, tiene la obligación de ofrecerte un periodo de tiempo adecuado para buscar otro lugar donde vivir.

Esto va más allá del contrato, la ley del estado en el que vives cuenta con leyes que protegen tus derechos como inquilino. Investiga, infórmate y no te dejes engañar.

Fíjate en los detalles

Debes cerciorarte de que tanto el arrendador como tus vecinos estén de acuerdo con tu estilo de vida: mascotas, reuniones, carpintería, o cualquier cosa que pudiera intervenir con la comodidad de quienes te rodean. Si ellos no están conformes, ¡busca en otro lado! Siempre habrá un lugar que se ajuste a tus preferencias y necesidades.

Siempre debes escoger buenas amistades, un buen trabajo, un buen colchón, y un buen hogar. Todas estas decisiones podrían influir considerablemente en tu felicidad, paz y tranquilidad. ¡Escoge con sabiduría!