5 señales de que te diriges al mal crédito  

Dollarphotoclub_48209446

Permanece alerta a estas señales para no caer en un mal crédito y mantener el control de tus deudas.

No tienes mal crédito – aún. Sin embargo, cualquiera puede cometer un error que lo lleve por el camino equivocado hacia una crisis de crédito. Afortunadamente el mal crédito no suele ser algo que se crea en un día, en cambio, los errores se juntan con el tiempo para transformar a una persona en la pesadilla de un prestamista.

Estas 5 señales son indicadores de que te estás dirigiendo hacia un mal crédito. A medida que permaneces atento a estas señales de alerta temprana, puedes mantener tu crédito bajo control.

Pagas unos con otros

El mejor consejo financiero que se puede obtener es no gastar más dinero del que se tiene, pero a veces el presupuesto es apretado y el crédito parece ser el único recurso. Sin embargo todos los meses debes realizar los pagos, y si no tienes el dinero puede ser tentador utilizar una tarjeta de crédito para pagar otra.

La verdad es que el uso de una tarjeta de crédito de bajo interés para pagar una tarjeta con una tasa de interés más alta pudiera tener sentido, pero en realidad, rara vez funciona de la manera que lo deseas. Pocas compañías de tarjetas de crédito aceptarán otra tarjeta como medio de pago. Además, una vez que se borre la deuda de una tarjeta, es probable que te sientas tentado a utilizarla de nuevo acumulando deuda una vez más.

Ver ¿Se puede vivir sin tarjetas de crédito?

Si te encuentras tentado a usar una tarjeta para financiar otra, es posible que una transferencia de saldos sea una estrategia más inteligente. Algunas transferencias de saldo ofrecen fantásticas promociones a meses sin intereses que pueden ayudar a ponerte al día con tu deuda con tarjeta de crédito sin caer en errores.

Ver Todo lo que debes saber acerca de la trasferencia de saldos

Te gusta el aspecto de los adelantos en efectivo

La mayoría de los lugares aceptan plástico hoy en día, pero a veces se necesita dinero en efectivo. Cuando no tienes dinero en la cartera es posible sacar dinero en efectivo de manera rápida y cómoda a través de los cajeros automáticos con tu tarjeta de crédito, pero esto tiene un costo.

Las compañías de tarjetas de crédito cobran altas tarifas por comisión para adelantos en efectivo, así como las tasas de interés más altas entran en juego inmediatamente después de que la transacción se lleva a cabo.

Tomar un adelanto en efectivo es un préstamo de dinero con las peores condiciones posibles, además es un signo de que estás desesperado por dinero y desorganizado con sus finanzas.

Siempre estás cerca del límite

Cuando se recibe la aprobación de una tarjeta de crédito, la compañía establece tu límite de crédito basado en tu historial. Si tienes suerte, el banco va a aumentar periódicamente el límite en función de tu comportamiento de crédito. Sin embargo, sólo porque te han otorgado $3,000 no significa que debes utilizar esa cantidad cada mes o podrías estar trabajando en un mal crédito.

De hecho, incluso pasar cerca del máximo podría dañar gravemente tu calificación de crédito y hacer más difícil el logro de bajas tasas de interés en el futuro. Lo recomendable es estar 30% por debajo de tu límite máximo de crédito.

Descubre más en Mitos y realidades sobre el puntaje de crédito

Te pasas las fechas de pago

Cada mes tienes cuentas pendientes por pagar. La casa, los servicios y tus tarjetas de crédito requieren un pago fijo cada 30 días, y si no los pagas a tiempo podrás sufrir mayores consecuencias, como los intereses devengados, comisiones y mucho más (sin contar que pueden cortarte los servicios).

Si olvidas los plazos debido a la falta de fondos o las fechas simplemente se deslizan en tu mente, debes comenzar a trabajar en un calendario de pagos para garantizar la seguridad de tus pagos, de tus servicios y de tu historial de crédito.

Continúa leyendo 10 reglas de oro para el uso de las tarjetas de crédito

No puedes mantener el control de tus deudas

Mientras más deudas se tienen, más difícil es mantenerlas bajo control. Te puedes perder fácilmente los pagos, pagar demasiado poco y ocasionar gastos masivos que dañen tu estabilidad financiera y tu buen crédito.

Si tus síntomas han progresado hasta aquí, puedes estar al borde de una gran crisis de crédito. Eso significa que podría ser el momento de buscar ayuda profesional para aprender a manejar tus finanzas y recuperar el control de la deuda para recuperarte del mal crédito que has acumulado.

Ver ¿Qué tan buen control tienes de tus finanzas personales?

En Respaldo a Tu Deuda podemos ayudarte, para más información visita www.respaldoatudeuda.com y conoce nuestro programa de reparación de deudas, donde además podrás contar con asesoría legal y financiera para resolver tus problemas financieros para recuperar tu tranquilidad y la de tu familia.