5 principios básicos para tomar buenas decisiones financieras

Frecuentemente hacemos énfasis en la importancia de mantener una vida financieramente saludable, pues tus ganancias no son algo que debas tomar a la ligera. En definitiva, es un aspecto indispensable para lograr un equilibrio en los demás ámbitos de tu vida, y así, permitirte encontrar la plenitud en tu día a día.

decisiones,financieras,principios,básicos,consejos,tips,finanzas,di

Para lograr mantener una vida financiera saludable, deberás tomar las decisiones correctas. Sin embargo, es muy fácil caer en tentaciones que pongan en riesgo nuestro dinero.

Y por ello, hoy te ayudamos a no tomar ese tipo de decisiones que te priven de la salud financiera en tu vida. Te presentamos algunos principios básicos que deberás poner en práctica para tomar las decisiones que beneficien más a tu cuenta bancaria:

No permitas que otros influyan en tus decisiones financieras

No importa qué tan importante sea esa persona para ti, la decisión final acerca de qué hacer con tu dinero debes tomarla tú, y únicamente tú.

Existen excepciones; tu asesor financiero podrá aconsejarte sabiamente acerca de cómo administrar tus ingresos. Pero, si hay algún gasto del cual no te sientes del todo convencido, o que realmente no quieres hacer; nadie puede obligarte a hacerlo, ni siquiera un profesional.

No, tampoco decimos que si “hoy no tienes ganas de pagar la renta”, dejes de hacerlo. Claro está que existen responsabilidades financieras de las cuales no te puedes escapar. Pero mientras no haya un documento firmado de por medio, no deberías de sentirte presionado a hacer un gasto que no quieres hacer.

Tus decisiones financieras deben de sentirse bien para ti. Es lo más importante de todo.

Administra sabiamente

Establece un presupuesto a corto plazo para tus gastos básicos, como la renta, los alimentos, el pago de los servicios del hogar, la gasolina, entre otros.

Asigna las cantidades adecuadas a todo aquello que pertenezca al plano financiero de “obligatorio e imprescindible”.

El resto de tu dinero deberás de cuidarlo, e incluirlo en diferentes ámbitos de tu presupuesto. Procura no exagerar en la cantidad que te permitirás gastar para ciertas cosas, tales como “vicios” o “tiempo de ocio”.

Recuerda que es mejor ahorrar y tener el dinero disponible para situaciones imprevistas de mayor relevancia para ti.

Hablando de ahorros…

Es muy importante que siempre tengas disponible un fondo de ahorros para situaciones de emergencia, eventos imprevistos o fechas especiales.

El dinero muy rara vez caerá del cielo, y por ello, una de las mejores decisiones financieras que puedes tomar en tu vida es ahorrar. Comienza ahora, y en el futuro estarás profundamente agradecido con tu yo del pasado por haber tomado esa decisión.

Cuidado a quién prestas dinero

Muy bien, en ocasiones es válido. Por ejemplo: si alguien muy importante para ti, como tus padres o tu pareja tiene que pagar una deuda urgente y en este momento no tiene el dinero, pero tú sí cuentas con un monto extra, sabemos que es posible que le prestes el dinero.

Ten en cuenta dos cosas:

  1. Que la persona a quien le prestes sí pueda generar los ingresos para pagarte en un periodo de tiempo corto. No importa cuánto la quieras o qué tan honesta sea esta persona; a menos de que estés dispuesto a no tener ese dinero de regreso, no hagas un préstamo si sabes que no podrá pagarte después.
  2. Que la persona sea confiable. No sólo confiable como para guardar tus secretos; sino financieramente confiable. Sólo haz préstamos a personas que tengan un historial impecable regresando el dinero a tiempo. De lo contrario, podrías perder esa cantidad de manera definitiva.

Sólo invierte en aquello que te acerque más a tus metas

Antes de hacer un gasto o inversión significativa, reflexiona: ¿qué impacto tendrá esa compra en tu vida? ¿Es lo que realmente deseas? ¿Te acerca al lugar en el que quieres estar mañana?

Es importante que todos tus gastos, en la medida de lo posible, puedas considerarlos como una inversión en tu futuro. Independientemente del aspecto, laboral o personal, recuerda que las cosas más importantes son tu felicidad, tu estabilidad y tu bienestar.

No arriesgues tu dinero en cosas que te alejen de estos fines.

Así que, la próxima vez que tomes una decisión financiera, ten en cuenta estos aspectos; pues podrían marcar la diferencia entre una de las mejores decisiones de tu vida, o una de las peores que hayas tomado.