5 Pasos para empezar un plan de control de gastos

Plan de gastos

Antes de que el año llegue a su fin, es un buen momento para decidirte a seguir un plan de control de gastos.

Las consecuencias de no seguir un plan de gastos pueden ser devastadoras. Pueden llegar de repente cuando te encuentras excesivamente cargado de deudas de tarjetas de crédito; o pueden aparecer furtivamente como puñaladas para matar tus sueños de jubilación o de enviar a tu hijo a la universidad. No quisieras tener que decirle: “Lo siento hijo, no hay dinero para que vayas a la universidad”; tendrás que sacar préstamos estudiantiles que te dejarán en deuda hasta tu jubilación. Y no quieres despertarte en la mañana de tu sesenta y cinco cumpleaños sabiendo que vas a tener que trabajar por el resto de tu vida para apenas llegar a fin de mes.

Así que presta atención a esta advertencia: lleva un control de gastos y sé prudente. Para esto necesitas planificar tus gastos y adherirte al plan. A continuación te decimos cómo puedes comenzar:

  1. Deja de llamarlo un presupuesto

Un plan de gastos personales es mucho más que decir no a las cosas que quieres. Se trata de ser sabio, disciplinado y tener autocontrol. Se trata de convertirse en una persona admirable y respetable que sueña con cosas buenas y las logra. Sí, el plan de gastos es parte importante del presupuesto, es de hecho un paso del presupuesto, pero no es el presupuesto en sí.

  1. Presta atención a tus hábitos

Haz un seguimiento de tus gastos mensuales durante tres meses. Sé consciente de dónde va tu dinero ahora mismo. Utilice un cuaderno y una pluma, o elige una aplicación gratuita de finanzas personales para tu computadora portátil de escritorio. Aquí 4 increíbles aplicaciones para el control de gastos

  1. Págate primero

Guarda un porcentaje de cada cheque de pago de forma automática a tu cuenta de ahorros. Esto ayudará a controlar gastos, pues podrás pagarte a ti primero antes de que te gastes todo tu sueldo. Ver más: Pagarte a ti mismo primero, la clave para crear riqueza

  1. Revisar y ajustar tus hábitos de gasto

Dedica unos minutos al día o una hora a la semana a revisar y ajustar tus gastos mensuales. Mira a dónde va tu dinero, y si ves que estás gastando más de lo que te gustaría en ropa, comer fuera o ir al cine, decide comprar un traje menos, reducir las salidas a comer una vez a la semana o saltar el cine y ver películas en casa.

  1. Aprender a esperar

La mejor forma de controlar gastos es pensar antes de comprar. Aprende a esperar mínimo tres días antes de comprar algo; luego, si todavía lo necesitas y tienes el dinero, está bien, cómpralo. Luego aprende a esperar una semana, luego tres, un mes, tres meses… La paciencia no es sólo una virtud, es esencial para el éxito financiero.

Siguiendo estos cinco sencillos pasos estarás dando el primer paso para protegerte de las desagradables consecuencias de un gasto imprudente. Pero si ya has caído en la trampa y no tienes la posibilidad de desarrollar un plan de gastos porque las consecuencias de las compras con tarjetas de crédito han sido devastadoras, entonces es momento de pensar en un plan de pago de deudas. En Respaldo A Tu Deuda diseñamos un programa que te ayuda a liquidar tus deudas de tarjetas de crédito o tiendas departamentales con hasta 80% de descuento mediante un plan de pagos personalizados de acuerdo a tu capacidad de ahorro. Llena la forma para recibir una asesoría gratis, haz clic aquí.