5 errores que cometen los millenials con las tarjetas de crédito

preguntas-entrevista-de-trabajo-causas-despido-trabajo-anterior-no-responder

Los millenials o generación Y son las personas nacidas aproximadamente entre 1981 y los 2000s, jóvenes entre 20 y 35 años que se hicieron adultos en plena prosperidad económica con el cambio del milenio.

Son muchas las cosas que se dice de esta generación, la cual representa el 30% de la población latinoamericana. A diferencia de la generación X y los baby boomers, los millenials  han tenido una vida menos dura que la de sus antecesores, que vivieron grandes crisis económicas, conflictos bélicos y guerras. Tal parece que la llamada generación Y ve el trabajo como un medio y no un fin, y ha retrasado su entrada al mercado laboral evitando trabajos indeseados.

Por todos los aspectos que caracterizan a esta generación, la comprensión de las finanzas y los tipos de productos financieros puede llegar a ser confusa. Para los nuevos titulares de tarjetas y los que empiezan sus viajes en el complicado mundo de las calificaciones de crédito y tarjetas de crédito, la gestión y la comprensión de los muchos tipos de tarjetas y sus condiciones puede ser realmente difícil, llevándolos a cometer graves errores.

Si bien varios aspectos de la vida permiten un margen de maniobra para el ensayo y error, las puntuaciones de crédito son menos tolerantes. Es muy fácil cometer un simple error que puede costar no sólo una importante caída en el puntaje de crédito, sino también miles de pesos en el futuro. Es por eso que es importante tener cuidado con estos cinco errores comunes que los millenials a menudo cometen con sus tarjetas de crédito.

Llevar saldos y pagar sólo el mínimo

Una creencia común en esta generación es que para construir una calificación crediticia positiva tienen que obtener una tarjeta de crédito y mantener un balance de mes a mes. El problema, sin embargo, es que las tarjetas de crédito generan altas tasas de interés. Si se mantienen saldos y se paga sólo el mínimo mensual, estás pagando una cantidad de dinero considerable por tus compras (mucho más lo que pagaste por ellas) gracias a los intereses, y acumulando montañas de deudas que cada vez serán más difíciles de pagar.

En su lugar, ahorra en intereses pagando el saldo completo cada mes. Si ves que no podrás pagarlo a fin de mes, ¡no lo compres!

Ver ¿Pagar el mínimo de la tarjeta de crédito?

El gasto excesivo con líneas de crédito

Una nueva línea de crédito puede ser emocionante y una oportunidad para hacer esa compra grande con la que has soñado desde hace un tiempo. Al principio puede parecer un simple plan: hacer la compra y pagar poco a poco, sin embargo el gasto excesivo con líneas de crédito puede indicar a los acreedores que no estás en la capacidad de pagar tus saldos y te conviertes en un riesgo de impago para ellos.

A menudo se recomienda mantener el uso del crédito por debajo del 30% del límite, por lo que es posible que tengas que renunciar a esa gran compra que has estado soñando.

Centrarse en recompensas y ofertas promocionales

La generación millenial es adicta a las recompensas y beneficios que ofrecen las tarjetas de crédito. Incluso se ofrecen una serie de ventajas y beneficios diseñados para atraer a nuevos titulares de tarjetas especiales y ofertas promocionales. Si bien muchas de estas oportunidades significan un valor de cientos de pesos en efectivo, millas aéreas o puntos, es importante ser consciente de lo que esas recompensas que te pueden costar.

Las tasas de interés, además de los cargos asociados pueden ser más altos que las recompensas y los beneficios muchas veces no valen la pena. En lugar de buscar tarjetas con recompensas adicionales u ofertas especiales, y usar constantemente tu tarjeta de crédito para acumular recompensas, céntrate en construir un historial de crédito positivo al hacer tus pagos a tiempo.

Ver Cómo mantener un excelente historial de crédito

Usar la tarjeta de crédito para las compras diarias

La única vez que se recomienda el uso de la tarjeta de crédito para compras cotidianas como alimentos y comida rápida es si se va a ganar premios específicos para ese tipo de compras, y si se les paga cada mes en su totalidad.

Cuando utilizas la tarjeta para compras cotidianas como productos de higiene personal, pueden costarte varias veces lo que en verdad cuestan y terminarás pagando demasiado dinero por una pasta de dientes.

Si no puedes pagar los gastos de vida con dinero en efectivo, es posible que tengas que reajustar o crear un presupuesto antes de asumir el peso adicional de una tarjeta de crédito.

No se toman en serio las fechas de vencimiento

Es común para la mayoría de proveedores de servicios tales como telefonía móvil o televisión por cable imponer multas cuando te atrasas en los pagos. Hacer caso omiso a las fechas de vencimiento de las tarjetas de crédito puede llegar a ser mucho más costoso.

Los retrasos en los pagos no sólo afectan significativamente tu puntuación de crédito, sino que por lo general vienen con tasas adicionales por morosidad. Revisa con frecuencia tus estados de cuenta y fechas de vencimiento de tus tarjetas para estar al día y pagar a tiempo.

¿Tienes deudas en tus tarjetas de crédito que no puedes pagar? En Respaldo a Tu Deuda desarrollamos un programa para que liquides tus deudas. Ingresa al Programa Respaldo AHORA.