4 Consejos para ahorrar dinero siendo vegetariano

ahorrar dinero

Dejar de comer carne no tiene que ser un esfuerzo costoso. Aquí te decimos cómo ahorrar dinero y seguir una dieta vegetariana a la vez.

Has decidido probar el vegetarianismo después de ver un canal de Discovery especial con atún de aleta azul que encontraste sorprendentemente hermoso. Esas imágenes de hermosos animales te golpean y simplemente decides que no te gustaría comerlo. Decides seguir una dieta estricta libre de carnes, pero… ¿es más caro? ¿Una dieta vegetariana puede golpear tu bolsillo? ¿Cómo ahorrar dinero si necesito conseguir productos especiales? Resulta que seguir una dieta vegetariana es mucho más asequible de lo que la gente piensa.

Dejar de comer carne no significa  necesariamente gastar miles de pesos en productos orgánicos exclusivos y sustitutos de carne difíciles de encontrar. En su lugar, la lista de comestibles también contiene artículos accesibles como avena, leche de almendras, arroz, patatas, col rizada, garbanzos y condimentos. Se pueden comer comidas fáciles de conseguir que son mucho más frescas. Además, el vegetarianismo te puede animar a saltar las comidas del restaurante a favor de cocinar en casa, lo que significa otra forma de ahorrar dinero.

Si estás interesado en comenzar una dieta vegetariana o simplemente quieres reducir el consumo de carne por los beneficios ambientales, de salud y financieros, aquí te decimos cómo empezar.

Empieza despacio

Verás un ahorro de dinero simplemente reduciendo la cantidad de carne, incluso si no la prohíbes por completo. Por ejemplo puedes optar por sólo comer carne cuando cenas fuera o los fines de semana. No tienes que renunciar a todo de una vez. Si realmente te gusta la carne, ahorra para un restaurante.

La reducción progresiva puede tener grandes beneficios financieros a largo plazo. Empieza por reemplazar la carne por una lata de frijoles una vez por semana; si ahorras aunque sea un peso por cada lata de frijoles, eso suma un ahorro a lo largo del año.

Congela

Para atenerte a una dieta vegetariana rentable, complementa los productos frescos con frutas y verduras congeladas. No es necesario siempre comer fresco; los vegetarianos conscientes de los costos también escanean los pasillos de comida enlatada para obtener frutas y verduras de larga duración.

Los guisantes congelados, el brócoli, la col rizada, las alcachofas y las judías verdes se mantienen durante meses y pueden ser batidos en 15 minutos después de un ajetreado día.

Cultiva tus verduras

Cultivar tus propios alimentos orgánicos es una forma de ahorrar dinero y tener ingredientes siempre frescos a la mano. Empieza por sembrar en una jardinera tus propias lechugas, zanahorias, tomates y hierbas aromáticas como orégano, romero y laurel.

Añadir sabor

La comida vegetariana no tiene que ser aburrida, la clave está en sazonar. Además, los vegetarianos pueden explorar los mundos culinarios de la India, Etiopía y otras culturas con más robustas ofertas vegetarianas.

Las personas que se alejan de las verduras a menudo no han tratado de cocinarlas en aceite de oliva, por ejemplo, que transforma el sabor y añade elementos nutricionales esenciales.

Estas mejoras cuestan poco dinero y pueden hacer una gran diferencia en el sabor de las comidas.

El cambio a una dieta sin carne puede ayudar a tu salud, su conciencia y tu presupuesto. Termina siendo una verdadera forma de aprender cómo ahorrar dinero, lo que es muy útil cuando estás en una situación económica difícil o en pleno proceso de pago de deudas. Nuestro Programa Respaldo te ayuda a liquidar tus deudas hasta con un 80% de descuento, pero todo dependerá de tu capacidad de ahorro. Si quieres lograrlo debes hacer un esfuerzo para poder guardar un separado mensual, y comenzar con una dieta vegetariana puede ayudarte. Para ingresar al Programa Respaldo haz clic aquí.