10 Formas de evitar las compras por impulso

Compras por impulso

¿Sueles comprar cosas que no habías planeado sólo para lamentarlo más tarde? Las compras no planificadas, o compras por impulso, corresponden casi al 60% de todas las compras, y son el gran enemigo de nuestro presupuesto. Aquí hay 10 maneras de tomar el control de tus gastos y evitar las compras impulsivas.

Hacer una lista de compras y adherirte a ella

Esta es la regla de oro para evitar los impulsos de compra. Siempre que vayas a una tienda, centro comercial o supermercado, haz una lista de las cosas que necesitas antes de salir de casa y aférrate a ella como si tu vida dependiera de ello.

Establecer un período de espera obligatorio

Intenta esperar al menos una semana después de ver un artículo en la tienda. La mayoría de las personas que lo hacen dicen que más de la mitad del tiempo nunca pasan de nuevo a comprar el artículo después del período de reflexión de una semana, incluso cuando regresan a la tienda con la intención de comprarlo, a menudo deciden que ya no lo quieren.

Editar el correo basura

Hay una buena razón por la cual nos llegan correos basura todos los días: muchas personas compran cosas como resultado de su recepción. Casi por definición, los artículos adquiridos como resultado del correo no deseado son las compras por impulso. Así que dedica unos minutos al día para editar y limpiar tu lista de correo no deseado.

Hacer una lista de “¿Qué diablos estaba pensando?”

Una vez al año haz una auditoría de tu gasto discrecional. Reúne una lista de artículos que compraste en un impulso y luego te arrepentiste. Aprende de tus errores y lleva la lista contigo como un recordatorio doloroso cada vez que vayas de compras.

Pagar en efectivo

Numerosos estudios han demostrado que cuando la gente paga en efectivo en lugar de utilizar una tarjeta de crédito tienden a gastar menos, en parte porque psicológicamente es más difícil para nosotros separarnos del dinero contante y sonante. Un estudio de Bankrate mostró que las personas que utilizan tarjetas de crédito en los restaurantes de comida rápida gastan en promedio 50 por ciento más que las personas que pagan con dinero en efectivo.

Ver 7 Razones para usar dinero en efectivo

Evitar la tentación de la web

Hacer compras por internet nos lleva a comprar por impulso a un nivel completamente nuevo debido a lo fácil que resulta. De acuerdo a estudios de ingeniería de interfaz de usuario, las compras impulsivas representan casi el 40 por ciento de todo el dinero gastado en sitios de comercio electrónico. Para evitar esto cuando vas a comprar en línea no busques por categoría (por ejemplo, “electrónica”); en su lugar, busca el elemento específico (por ejemplo, “TV”). Los compradores que buscan por categoría son tres veces más propensos a desviarse y comprar otras cosas además de lo que iban a comprar en primer lugar.

Ver 5 Secretos para comprar en línea de forma segura

Ordenar antes de comprar

Oblígate a tirar a la basura o regalar un elemento que ya posees antes de comprar algo nuevo. Esto no sólo te ayuda a suprimir cosas que ya no usas de tu vida, cuando tienes que desprenderte de una posesión, recordarás las cosas que ya tienes.

Ir a la tienda con menos frecuencia

Cuanto más a menudo vas a la tienda, y cuanto más tiempo pases comprando, más probabilidades hay de comprar por impulso. Ir a la tienda de comestibles una vez a la semana o tan sólo una vez al mes, puede ahorrarte hasta 40 por ciento en comestibles.

Guardar los recibos por si la culpa aparece

Si compras algo que no pensabas comprar, asegúrate de aferrarte a tus recibos. A menudo, las compras impulsivas conducen a remordimiento del comprador. Muchas tiendas te permiten devolver o cambiar tus compras en un plazo determinado sin hacer preguntas, siempre y cuando no las hayas utilizado.

Ver ¿Por qué sentimos culpa después de comprar?

Nombrar a un tacaño designado

Si vas a hacer compras con los amigos, compra de forma responsable y siempre nombra a un “tacaño designado”. La compra por impulso es alimentada por la multitud cuando se va de compras en grupo, así que escoge a un miembro de tu grupo que se abstenga del gasto para desafiar esas compras tontas. El tacaño designado puede dejar caer pistas sutiles con preguntas como “¿pagaste tus tarjetas de crédito el mes pasado?” o “¿cómo está tu cuenta de ahorros estos días?”

También te puede interesar: ¿Cómo detener las compras compulsivas con tarjeta de crédito?

DESCARGA GUÍA GRATIS: Aprende A Usar Tus Tarjetas De Crédito